¿Existe algo peor que una vida superficial entre belleza, playa y rumores durante todo el año? Pensarás que no. Pero en California, más concretamente, en L.A, la cosa se puede empeorar. Y mucho. Están aquellos que gozan de una vida totalmente al estilo propaganda hollister, y están esos otros que su vida es un constante viene y va de conflictos, peleas callejeras y otros problemas sociales y personales. Pero cuando esta armonía se rompe y algo interfiere en la vida del otro, aparece esto, una bonita guerra de sociedad en bandeja de buffet. Suena típico, sí, sin embargo, no sabes lo interesante que puede ser y lo atractivas que son estas historias. Y los secretos que hay detrás de cada uno de ellos, es la guinda del pastel.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Directorio Looking For You
Sáb Feb 08, 2014 11:32 am por Invitado

» Summer Games - Foro Recién Inaugurado / A.Normal
Sáb Sep 29, 2012 1:46 pm por Invitado

» Carpe Retractum // Foro de Hp - tercera generación //NORMAL//
Vie Ago 03, 2012 8:50 am por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Sáb Jun 30, 2012 10:04 am por Invitado

» The Afterlife Oblivion (normal)
Vie Mayo 04, 2012 6:55 am por Invitado

» Lectores Escribiendo
Miér Mayo 02, 2012 3:33 am por Invitado

» Quimera Asylum {Normal}
Miér Abr 25, 2012 10:14 pm por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Miér Abr 25, 2012 1:38 am por Invitado

» {+18} CALAPALOOZA ~ Berkeley, University of California
Miér Abr 11, 2012 9:53 am por Invitado




































oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Annelysse K. Monroe el Miér Feb 15, 2012 5:28 am


Oh but you're an explosion#.

Casa de Sylvan 6:29 a.m. Tocando la guitarra

Sylvan soltó su risilla ante mi comentario y yo chasqueé la lengua, nerviosa. ¿Y ahora por qué se reía? Hablaba muy enserio… si no tenía cuidado, le patearía el culo hasta el final de los tiempos. Aunque, claro, quizá no se estaba riendo por lo que había hecho, sino por lo que hice. Quizá se reía porque había apartado la mano demasiado deprisa. Sí, seguramente sería por eso… pero era normal. Era mi primera vez, joder. Si tocaba algo que no debía, me ponía extremadamente nerviosa.

Acto seguido me apartó con cuidado y me tumbó sobre la cama. Yo suspiré y cerré los ojos. Ay, madre… las prendas empezaban a sobrar y se notaba. Se tumbó encima de mí y, aunque notaba su cuerpo levemente sobre el mío, sabía que se estaba apoyando en el colchón para no hacerme daño. Me besó y me mordió el labio inferior. Yo abrí los ojos y observé que me miraba con deseo… ¿o quizá era mi deseo propio reflejado en sus ojos? - Tendré mucho cuidado... – susurró y enseguida tenía su boca recorriéndome la clavícula, el cuello, el pecho, el estómago… el cuerpo entero. Miré hacia abajo, con algo de miedo. Sylvan se deshizo de sus zapatos y de sus pantalones y yo suspiré al verle en calzoncillos. Sabía que llegaba el momento, poco a poco estábamos más cerca de aquel instante. Sentí el frío de la habitación en mis pies y me estremecí… aunque poco después me encontraba también sin pantalones. Estaba casi desnuda frente a él y, como podéis imaginaros, estaba mucho más roja que un tomate. Pero al menos no se paró a mirarme. El chico volvió a subirse a la cama, colocándose una vez más encima de mí y clavé mis orbes azules en sus ojos marrones. Mientras nos mirábamos, y nuestros rostros se acercaban mucho aunque sin llegar a besarse, él pasó una mano por mi muslo. Llevé mis manos a sus brazos, aferrándome a él. Creía que si no me aferraba a algo real, me desmayaría, pues su mano continuó subiendo por mi muslo interior hasta llegar a mi zona íntima. - Antes has dicho algo sobre ¿pensamientos indecentes? Tengo curiosidad... – solté un gemido antes incluso de que terminara de hablar. Antes solo se había limitado a acariciarme las piernas, pero es que acababa de empezar a acariciarme por encima de la ropa interior. Eran unas caricias muy superficiales, pero yo las sentía igual, porque nunca… jamás… me habían acariciado esa zona y… tragué saliva y continué mirándole a los ojos. No comprendía porqué me preguntaba aquello. Realmente era cruel. - Por favor... – me susurró y yo me estremecí al ver su sonrisa traviesa. Su mano se detuvo y yo suspiré, pero entonces noté la gomilla ceder y me aferré con más fuerza de la necesaria a él. – S-Sylvan… – susurré, pero acabó convirtiéndose en un gemido ahogado cuando noté que empezaba a acariciarme. Sin embargo, era tan suavemente que solo sentí un par de escalofríos.

- Y-yo… a…ah… - intenté relajarme, pero no podía, debido a que sufría de leves escalofríos de placer. – Me… refería… a esto – murmuré. Pasé mis manos hacia adelante, a su pecho y lo acaricié, aunque también lo arañé sin querer con mis uñas. Uní nuestras bocas, pero esta vez me olvidé de la timidez por unos instantes, pidiéndole con el beso mucho más… pues éste estaba cargado de lujuria y deseo. Bajé una de mis manos y le acaricié la entrepierna por encima de los calzoncillos. Dejé escapar un suspiro entre nuestras bocas y aparté la mano de allí, acariciando la muñeca de la mano que Sylvan tenía metida en mi ropa interior. Suspiré, sí, de nuevo, y eché la cabeza un poco hacia atrás, gimiendo. No sabía qué hacer con la otra mano, así que colé dos de mis dedos en la boca de Sylvan. - N... no me ha-hagas hablar... - otro escalofrío. - Y... ca-calla... - susurré, sonriendo un poco.

avatar
Annelysse K. Monroe
Neutros
Neutros

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Sylvan A. Tarski el Miér Feb 15, 2012 7:56 am






oh but you're an explosion
Annelysse K. Monroe



7.05 PM CASA DE SYLVAN TOCANDO LA GUITARRA

No había acabado siquiera la frase cuando ella soltó un gemidito, supongo que por muy suaves que fueran mis caricias ella podía sentirlas... O quizás la razón era precisamente que me limitaba tan solo a tocarla sutilmente por encima de la ropa interior y no de una forma un poco más brusca, por decirlo de alguna forma. Mi intención estaba bastante clara ¿no? Quería excitarla hasta el punto en el que mis manos no fueran suficientes, quería que tuviera la necesidad de que ese momento llegara y no que simplemente lo esperara acojonada y con miedo a que le hiciera daño. Tragó saliva pero no apartó la mirada, sus manos se aferraban a mis brazos con fuerza. – S-Sylvan… – Había empezado a susurrar aquello pero acabo siendo otro gemido más, a mí aquello me excitaba y me complacía porque significaba que iba por buen camino. No dudaba de mí mismo, yo ya sabía dónde y cómo tenía que tocar, pero a Anne nunca nadie antes la había tocado de aquella manera y eso lo hacía un poco más delicado que de costumbre. – Y-yo… a…ah…Me… refería… a esto – Sonreí con picardía sin dejar de acariciarla y ella me acarició - bueno, en realidad me arañó - el pecho con sus manos, besándome con más ganas de lo que lo había hecho hasta el momento y acariciándome ella a mí por encima de los boxers durante unos segundos. Solté un gruñido de placer y mordí su lengua con suavidad, su mano bajó hasta mi muñeca y yo correspondí aquel gesto aumentando la intensidad de mis caricias. Su boca se separó de la mía cuando ella echó la cabeza hacía atrás, gimiendo y suspirando. – N... no me ha-hagas hablar... Y... ca-calla... – Me metió dos dedos en la boca, supongo que para asegurarse de que me callaba, y yo sonreí como pude ante aquel gesto.

Eché la cabeza hacia atrás para poder deshacerme de sus dedos y besé su cuello, aún con una sonrisa en la cara por aquel gesto: si podía bromear e incluso darme órdenes es que se sentía bastante cómoda ¿no? – Hmmm... Mi silencio tiene un precio. – Susurré en su oído, recorriendo de nuevo su cuello con mis labios mientras hundía dos dedos en su sexo con suavidad, lo suficientemente despacio como para detenerme en cualquier momento si ella me lo pedía; estaba húmedo y caliente, y un escalofrío recorrió mi cuerpo al pensar que en algún momento iban a dejar de ser mis dedos los que estuvieran allí. Los moví despacio al principio, y cuando creí oportuno lo hice un poco más deprisa, dejándome llevar un poco por la excitación pero con cuidado de no excederme. Me moví un poco hacia abajo para volver a besar, morder y lamer sus pechos, eran bonitos y generosos y era difícil resistir la tentación de recorrerlos una y otra vez. Aumenté un poco el ritmo y metí un dedo más con cuidado, mis ganas de pasar a la acción aumentaban con cada caricia y cada gemido que emitía Anne. – Cierra los ojos. – Murmuré, así iba a cortarle menos el rollo mientras hacía lo que tenía que hacer antes de llegar a eso.

Seguí descendiendo por su cuerpo un poco más, igual que había hecho momentos antes, porque de todas formas iba a tener que parar un momento para poder ponerme el preservativo; yo no tenía nada, ninguna ETS ni nada por el estilo, y suponía que Anne tampoco porque básicamente no se había acostado con nadie, pero no me apetecía ser padre nueve meses más tarde y no sabía si Anne tomaba la píldora o no. Cortaba un poco el rollo, pero creo que ninguno de los dos queríamos accidentes. A medida que bajaba, la mordía y la besaba, y mis manos la acariciaban allí donde instantes antes habían estado mis labios; le quité lo único que llevaba puesto y lo lancé por ahí, me aseguró de que mantenía los ojos cerrados y saqué un preservativo de la mesilla sin hacer mucho ruido. Mandé a tomar por culo los boxers y me lo coloqué, un segundo más tarde volvía a tener mi cuerpo pegado al de Anne: mi brazos se situaban a cada lado de su cuerpo y la besaba con lujuria y furia, no podía hacerse una idea de lo mucho que la deseaba en aquel momento. Agarré uno de sus pechos con una de mis manos y la hice bajar por su abdomen hasta su sexo, acariciándolo unos segundos, para después agarrar uno de sus muslos y hacerlo a un lado para facilitarme las cosas un poco. Pegué mi cuerpo al suyo y rocé su sexo con mi miembro, empujando lentamente, hundiéndolo en ella con cuidado para no hacerle daño; mordí mi labio inferior, ahogando un gruñido de placer, y acerqué mi boca a su oído. – ¿Te duele? – Susurré, moviéndome lentamente sobre ella, no iba a aumentar el ritmo hasta que no me dijera si estaba bien o no.




avatar
Sylvan A. Tarski
Neutros
Neutros

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Edad : 25
Localización : L.A, California

Ver perfil de usuario http://callme-back.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Annelysse K. Monroe el Miér Feb 15, 2012 9:24 am


Oh but you're an explosion#.

Casa de Sylvan 6:29 a.m. Tocando la guitarra

En cuanto le metí los dos dedos en la boca a Sylvan, él se me quedó mirando divertido. Era normal que aquella situación le divirtiese, pero es que yo no sabía qué hacer… al ser mi primera vez, además de estar algo cortada, simplemente no sabía si tenía que tocar o no tocar, así que simplemente me limitaba a besarle y a gemir. Porque me gustaba lo que me hacía, obviamente. - Hmmm... Mi silencio tiene un precio. – dijo. No, estaba claro que no se iba a callar… seguro que lo tenía planeado desde el principio: quería hacerme sufrir. Y no pararía hasta que consiguiera lo que quería… suspiré y entonces noté como hundía dos de sus dedos en mi intimidad. Yo apreté su muñeca. Le miraba a los ojos fijamente y en ese momento yo tenía miedo. Mucho miedo… al dolor. Pero, seguro que no era para tanto, además, si no me relajaba, me haría más daño. Decidí soltar su muñeca, pues así parecía que quisiera que parara, y no era cierto. Empezó a mover los dedos despacio y yo no sentí más que algo de incomodidad allí abajo… pero nada más. Ni dolor ni placer. Aumentó el ritmo y añadió un dedo más, a lo que yo comencé a gemir con más fuerza, pues aquello sí que lo sentía con más claridad… aunque seguía pensando que no sentía casi nada. - Cierra los ojos. – me quedé algo confusa. ¿Cerrar los ojos? ¿Para qué? No entendía qué era lo que iba a hacer… le miré a los ojos. Supuse que ahora venía el momento en que se ponía el preservativo, ¿no? ¿Era por eso que no quería que mirara?

Así que cerré los ojos sin hacerme más preguntas. El caso es que, yo pensaba que Sylvan se iba a separar de mí enseguida y me iba a quedar en penumbra total allí sola, pero no fue así. Comenzó a descender con su boca por mi cuerpo, a la vez que yo me estremecía y luchaba por mantener los ojos cerrados. Cada beso era un escalofrío nuevo, o un gemido ahogado. Entonces me quitó las braguitas y yo me mordí el labio inferior. Noté como se sentaba en la cama, por el peso repartido. Me quedé allí, con las piernas cerradas, mientras mi pecho subía y bajaba a una velocidad espeluznante. Esperé lo que para mí fueron siglos, pero que seguramente no serían más que segundos, y enseguida tuve encima de nuevo a Sylvan. Me besó y yo correspondí el beso, aún con los ojos cerrados, pues no sabía si ya podía abrirlos o no. A la vez que me acariciaba, me abrió las piernas, colocándose en posición y yo cogí aire. Abrí los ojos. Necesitaba abrirlos. Me encontré con los ojos de Sylvan. Tenía miedo… bastante, pero no había marcha atrás. Entonces lo noté. Empezó a entrar, lentamente y yo me estremecí, aguantándome para no cerrar las piernas de golpe. Cerré los ojos con fuerza y le clavé las uñas en la espalda al pobre chico. Él gruñó de placer y yo gemí de dolor. - ¿Te duele? – me quedé muy quieta mientras él empezaba a moverse. Yo intenté abrir todo lo que pude mis piernas, porque sino me dolería más. E intenté también relajarme. Entre mi respiración entrecortada y mis escalofríos… estaba buena. – No te… preocupes… si… sigue… – le pedí.

Creo que nos pasamos así, con el mismo ritmo unos cinco minutos. Cuando por fin me hube relajado y tal, noté como el interior de mi intimidad se acomodaba al tamaño de Sylvan… supuse que era normal, pues estaba pensado para eso, ¿no? Cuando le perdí el miedo me di cuenta de que se me había saltado una lagrimilla, pero no pasaba nada. Me la sequé enseguida y suspiré un par de veces, haciéndole notar a mi compañero que ya estaba mejor. Que me encontraba mejor. Creía que la peor parte ya había pasado… lo cierto es que pensé que iba a doler mucho más, pero también supuse que era verdad aquello que decían de que a algunas les dolía menos. – Con… tinua… pero… – un gemido interrumpió mi frase, pero fue uno más alto de lo normal. Hasta yo misma me sorprendía. El placer empezaba a ser notable, poco a poco. – con… cuidado… – finalicé, refugiándome en sus besos.


avatar
Annelysse K. Monroe
Neutros
Neutros

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Sylvan A. Tarski el Miér Feb 15, 2012 1:08 pm






oh but you're an explosion
Annelysse K. Monroe



7.05 PM CASA DE SYLVAN TOCANDO LA GUITARRA

Cuando volví a pegar mi cuerpo al suyo y abrí sus piernas para poder dar un paso más, Anne abrió los ojos de nuevo y clavó su mirada en la mía: estaba bastante acojonada, y estuve a punto de decirle que no tenía por qué hacerlo si no quería, pero ella no me paró y simplemente volvió a cerrar los ojos con fuerza y hundió sus uñas en mi espalda mientras la penetraba con suavidad. Anne abrió más las piernas y yo me acomodé mejor entre ellas, agarrando uno de sus muslos con una de mis manos y aguantando mi peso con la otra para no aplastarla. – No te… preocupes… si… sigue… – Continué moviéndome encima de ella lentamente, con cuidado, y atrapé sus labios entre los míos para besarla mientras lo hacía; poco a poco el cuerpo de Anne parecía ir relajándose, amoldándose al mío y acostumbrándose a que una parte de mí estuviera dentro de ella. De todas formas, no tenía muy claro si ella estaba disfrutando aquello o no, por eso a veces buscaba su mirada esperando una señal. – Con… tinua… pero… – Un gemido más alto de lo habitual se escapó de su boca y la obligó a interrumpir la frase, suponía que era cuestión de tiempo que el dolor dejara paso al placer. – con… cuidado… – Volvió a besarme y yo correspondí aquel beso, recorriendo lentamente su cuerpo con la mano que tenía libre para hasta enredarla en su pelo mientras mi cuerpo iba y venía completamente pegado al suyo.

Aumenté un poco la intensidad y el ritmo y enterré mi rostro en su cuello, quizás para ella aún resultaba un poco doloroso pero para mí era todo lo contrario: tenía calor, y cada movimiento era más placentero que el anterior, pero hasta que ella no estuviera cómoda yo tampoco iba estarlo. Pensé que quizás era mejor encontrar una postura en la que fuera ella la que eligiera cómo moverse en parte porque quizás le estaba haciendo daño y no decía nada pues porque pensaba que eso iba a estropearlo o algo y, por otra parte, porque quizás si era ella la que manejaba la situación se soltaba un poco más. Acerqué mi boca a su oído, bajando de nuevo la intensidad. – Hmmmm me encantas. – Atrapé sus labios entre los míos y la besé con ganas, buscando su lengua con la mía, mientras salía de ella con cuidado y me recostaba en la cama, justo a su lado; la atraje hacia mí sin despegar mis labios de los suyos, pues Anne estaba bastante delgada y apenas tenía que esforzarme para eso, hasta que fui yo el que quedó tumbado en la cama. Despegué entonces mis labios de los cuyos y le dediqué una sonrisa juguetona, una de mis manos acariciaba su pelo y la otra su espalda, descendiendo con lentitud hasta sus caderas y su culo. – Ahora mandas tú, pero no seas cruel ¿eh? – Susurré en un tono bastante divertido, quería hacerla enfadar un poquito, picarla y convertir aquello en un juego más que en algo serio y aburrido. – No puedes negar que me estoy portando bien... – Le agarré un cachete con firmeza y alcé las cejas, y para más inri le di un lametón en la cara y mordí mi labio inferior con una sonrisa maliciosa en la cara. – Muy bien, de hecho. – Añadí rápidamente sin borrar aquella sonrisa perversa de mi rostro.

Estaba claro lo que buscaba ¿no? Jugar, básicamente, y picarla me pareció una buena forma de empezar. Quería que fuera un poco cruel conmigo, que tomara la iniciativa, aunque... ¿Quién sabe? Igual no quería entrar en el juego, me dejaba ahí tirado y me tocaba acabar la faena solito... Y sí, podría haberle dicho directamente que hiciéramos tal y cual, pero es que eso hubiera cortado el rollo totalmente ¿no? Por eso la había besado rápidamente y no le había dicho nada más aparte de que me gustaba, por eso la había rodeado con los brazos en cuanto tuve la ocasión, para que no hablara y para no perder contacto físico en ningún momento. Además, era más fácil provocarla y esperar a que reaccionara, más natural que pedirle que hiciera esto o lo otro.




avatar
Sylvan A. Tarski
Neutros
Neutros

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Edad : 25
Localización : L.A, California

Ver perfil de usuario http://callme-back.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Annelysse K. Monroe el Jue Feb 16, 2012 2:30 am


Oh but you're an explosion#.

Casa de Sylvan 6:29 a.m. Tocando la guitarra

Nuestros cuerpos se movían al compás y yo ya le había pillado más o menos el tranquillo a aquello de mover mis caderas junto a él, porque, como era normal y obvio, era incapaz de quedarme quieta. Además, como Sylvan había aumentado un poco el ritmo, parecía ser que me iba acomodando cada vez más… sí, cada vez me sentía más cómoda sintiéndole dentro de mí. Cada vez me hacía menos daño, aquella era la verdad. Pero seguramente había estado sangrando, al menos un poco, pues me notaba demasiado húmeda. Sylvan disminuyó el ritmo y acercó su boca a mi oído. - Hmmmm me encantas. – sonreí de lado y cuando me besó, mordí su lengua aposta, gruñendo en voz baja. Ahora era cuando yo empezaba a disfrutar también… pero justo cuando pensé eso, el chico salió de mi interior con cuidado y yo volví a gruñir, pero esta vez era más un quejido que otra cosa. ¿Es que ya habíamos terminado? Espera… ¿ya? No, aquello era imposible. Yo solo había notado dolor, nada y… casi nada. No era posible. Me lo repetí mil veces en la cabeza, mientras Sylvan me aferraba entre sus brazos y me colocaba encima de él. Me separé de él y sonrió juguetón, yo le miré confusa. Sin embargo, sus manos seguían recorriéndome. Mi espalda, mis caderas, mi trasero. Gemí en voz baja. Pero lo que más me gustaba era que me acariciara el pelo de esa forma… no lo había dicho, pero me encantaba que me acariciaran el cabello. Me sentía tan relajada cuando lo hacían… pero ese no era un momento para dormirse. - Ahora mandas tú, pero no seas cruel ¿eh? – dijo. Enseguida me puse algo rígida. – ¿C-cómo? – tartamudeé. No podía estar hablando enserio, ¿verdad? ¿Cómo que ahora mandaba yo? ¡No, no! Yo no podía… ¡simplemente no podía! Era mi primera vez… no sabía que se tenía que hacer… no sabía nada… no sabía… que hacía yo encima de él. - No puedes negar que me estoy portando bien... – mi rostro se ensombreció un poco. ¿Bien…? ¡¿Bien?! Pero enseguida me di cuenta de lo que trataba de hacer… me estaba picando. Y nadie como yo para contestar y hacerle callar de golpe. Eso sí, con palabras… pero ahora él me estaba poniendo a prueba con gestos. Sentí su agarre en mi cachete y suspiré y después me lamió la cara, cosa a lo que abrí los ojos mucho y de golpe. – ¡Sylvan! – exclamé, dándole un golpe en el hombro. - Muy bien, de hecho. – suspiré y me quedé mirando aquella sonrisa.

Y entonces mi mente empezó a maquinar cosas. Un idioma, el español mismo. Estructura, gramática, vocabulario. El vocabulario salía solo: era de lógica. Igual que aquello. ¿Por qué tener vergüenza? No pasaba nada… lo que hiciéramos allí se iba a quedar allí, a menos que Sylvan estuviera grabándolo todo con una cámara, cosa que creía poco probable, pues había estado con él en todo momento menos cuando había ido a por mis pastillas y mi inhalador y cuando había vuelto el muchacho continuaba en la sala de las guitarras. Me quedé mirándole fijamente a los ojos. A este paso, si yo no hacia nada, la cosa terminaría por enfriarse. Y mi cuerpo no me pedía exactamente largarme de allí. Me eché el pelo rubio hacia atrás, que ahora mismo estaba enmarañado a más no poder y caía libremente sobre mi cuerpo desnudo, y me incliné sobre él, besándole con suavidad. Después le devolví la lamida y le mordisqueé el moflete, riendo en voz baja. Cerré los ojos e imaginé que aquello ya lo había hecho mil veces. Que no pasaba nada porque era algo natural. Pero mis palabras fueron algo distintas a mi pensamiento. – Syl… no sé que he de hacer – me quejé, algo nerviosa de nuevo.

Pero entonces decidí que debía dejar de ser tan inútil y hacer las cosas de una manera o de otra… que no podía quedarme allí parada esperando a que Sylvan me señalara el camino con flechas fluorescentes. Debía encontrar el camino yo sola, así que apoyé las manos en su pecho y me enderecé un poco. Recordé que al principio, cuando había rozado su miembro levemente por encima de sus bóxers, él chico había gruñido de placer. Supuse que sería por el simple roce… pero, ¿qué pasaba si probaba de nuevo? Además, él lo había hecho conmigo, ¿verdad? Quiero decir… el hecho de… masturbarme. La palabra en mi cabeza sonaba rara, así que decidí llamarle preliminares. Volví a asirle de las muñecas y a inmovilizarlo contra la almohada, ya que sus manos me ponían nerviosa y no me dejaban concentrarme en lo que hacía. Llevé mi atención a su pecho. De todas formas, ataqué primero su cuello, lamiéndolo, mordiéndolo. Incluso succionando. Supuse que al día siguiente tendría alguna que otra marca, pero ahora que había empezado a soltarme no iba a parar. Bajé por su cuerpo, besando allí dónde pillaba, hasta que llegué a su entrepierna… y me quedé mirando su miembro erecto fijamente, sin poder apartar la mirada de allí. Cuando me di cuenta de lo que estaba haciendo, me puse muy roja y alcé la mirada hacia Sylvan. – No me mires – supliqué. Cuando me aseguré de que no me miraba, me recogí el pelo en una mano y agarré, con manos temblorosas, su miembro. Después me incliné hacia abajo y me lo metí en la boca sin vacilar. ¡Las cosas mejor sin pensarlas mucho, porque sino, me echaría hacia atrás! Comencé a subir y a bajar lentamente, pero después lo hice con las manos, pues me era más fácil.

Me gustaban los gemidos de Sylvan, pero el caso es que yo me notaba cada vez más húmeda y necesitaba… algo. Sí, necesitaba hacer algo para saciarme. Pensé que ya estaba lo suficiente lubricada como para que no me hiciera daño, o al menos no tanto como antes, y solté su miembro, volviendo a buscar su boca con fiereza. Le mordí el labio inferior y tiré de él hacia mí. – No me hagas volver a repetirlo… – susurré, evitando su mirada. – Necesito… ya… – dije, refiriéndome exactamente a eso. Me coloqué bien encima de él y cogiendo aire coloqué con cuidado la punta de su miembro en mi entrada. Después bajé poquito a poco. – D-duele – confesé. Creía que era por culpa de la posición, ya que así su miembro entraba más a fondo. Pero no dejé que él hablara. Comencé a moverme encima de él con suavidad y con cuidado, comenzando a gemir después, hasta que empecé a sentir algo más. Algo que no era dolor. Sonreí traviesa y enterré mi rostro en el cuello de Sylvan, suspirando de vez en cuando.
avatar
Annelysse K. Monroe
Neutros
Neutros

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Sylvan A. Tarski el Jue Feb 16, 2012 8:36 am






oh but you're an explosion
Annelysse K. Monroe



7.05 PM CASA DE SYLVAN TOCANDO LA GUITARRA

¡Sylvan! – ¿Podía ser aquello más divertido? No, desde luego que no... Me dio un puñetazo en el hombro y se quedó mirándome tal cual, aunque yo no perdía tiempo y mis manos mucho menos. Finalmente se echó el pelo hacia atrás y se inclinó hacia mí, besándome con suavidad y un segundo después lamiendo y mordiendo mi mejilla entre risas: quería venganza, y yo estaba deseando que empezara a cobrársela. – Syl… no sé que he de hacer. – Se quejó ella, y yo me encogí de hombros aún con una sonrisa perversa y maliciosa en los labios porque mi intención no era ni mucho menos decirle lo que tenía que hacer, más bien era que se relajara y se dejara llevar para no tener que pensar en hacer esto o lo otro y que simplemente lo hiciera porque le apetecía. – Yo tampoco, si en realidad ésta es mi primera vez... – Susurré con una sonrisa divertida en la cara, ambos sabíamos que esa era una mentira tan grande como mi casa, pero me apetecía seguir pinchándola un poco más.

Apoyó sus manos sobre mi pecho y se incorporó un poco, no sabía qué iba a hacer porque no me lo había dicho, pero la verdad es que así la cosa tenía más morbo; agarró mis muñecas y me inmovilizó o, mejor dicho, me dejé inmovilizar: Anne pegaba como una nena y mucha fuerza no tenía, pero como a mí era al primero que me interesaba dejarla hacer... Pues eso. Me mordí la punta de la lengua y observé su cuerpo desnudo ante mí hasta que ella hundió su rostro en mi cuello, lamiendo, besando y mordiendo, y continuó bajando por mi pecho y mi abdomen hasta quedar a la altura de mi miembro. Yo la miraba expectante porque no apartaba la mirada de ahí pero tampoco hacía nada, y entonces alzó la mirada, con el rostro tan rojo hasta con la tenue luz que inundaba la habitación se notaba. – No me mires – Me mordí el labio inferior, cerré los ojos y apoyé la cabeza en la almohada, así no podía ver nada de nada ni aunque abriera los ojos, sólo el techo. Unos segundos más tarde noté como ella lo agarraba y acto seguido se lo metía en la boca, yo dejé escapar el aire lenta pero sonoramente por la boca y me era prácticamente imposible no gruñir o gemir cuando sus labios se deslizaban arriba y abajo por mi sexo. Mantuve los ojos cerrados todo el rato, incluso cuando paró durante un instante muy breve y reanudó lo que estaba haciendo antes pero con sus manos; lo hacía bien, quizás no había tocado un pene en su vida, pero a mí me estaba poniendo a cien.

Volvió a parar y esta vez sentí el peso de su cuerpo sobre el mío mientras sus labios se movían contra los míos con furia y fiereza, mordiendo mi labio inferior y atrayéndome hacia ella sin ningún miramiento; abrí los ojos cuando su boca se separó de la mía, pero ella evitaba mi mirada por alguna razón. – No me hagas volver a repetirlo… Necesito… ya… – Se acomodó encima de mí, sentándose sobre mi miembro con cuidado, despacio. – D-duele. – La miré con preocupación, a punto de decirle que podíamos probar de otra forma, pero empezó a mover sus caderas suavemente y lo único que pude decir fue: – Dios, Anne... – Posé mis manos sobre sus caderas, acariciándolas y acompañándolas mientras se movían; ella gemía con ganas, los dos lo hacíamos, y entonces sonrió traviesa y enterró su rostro en mi cuello, respirando entrecortadamente y consiguiendo que escalofríos recorrieran mi cuerpo cuando su aliento caliente tocaba mi piel. No sé cuánto tiempo pasó ni me importa, pero la cuestión es que agarré con ambas manos el culo de Anne y me incorporé un poco, acercando su cuerpo más al mío hasta quedar sentado sobre la cama con ella encima de mí y sus rodillas a cada lado de mi cuerpo; la aparté un poco para poder observarla mientras se movía encima de mí, sus pechos subían y bajan rítmicamente y al final caí en la tentación de volver a besarlos.

Una de mis manos seguía acariciando sus caderas y su trasero, pero con la otra decidí ayudarla a entrar un poco más en calor. Me llevé un dedo a la boca, lamiéndolo, y lo hice descender por su pecho y abdomen lentamente hasta su sexo; sus caderas no dejaban de moverse, de hecho parecía que a medida que avanzaba el tiempo la intensidad y la velocidad iban en aumento, y yo me dedicaba a estimular su clítoris y morder su cuello y su clavícula mientras lo hacía. Mi respiración sonaba entrecortada y mi corazón latía con violencia en mi pecho, si antes todo había sido un poco torpe y desastroso la verdad es que no quedaba ni rastro de ello: se movía bien, muy bien, y sus gemidos eran una prueba más que concluyente de que se lo estaba pasando tan bien como yo. Enredé la mano que tenía libre en su pelo y acerqué su rostro al mío, clavando mis ojos en los suyos. – Y luego dices que yo soy cruel, ¿eh? No está bien decir mentiras. – Susurré, esbozando una sonrisa torcida, y la masturbé con más intensidad.




avatar
Sylvan A. Tarski
Neutros
Neutros

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Edad : 25
Localización : L.A, California

Ver perfil de usuario http://callme-back.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Annelysse K. Monroe el Jue Feb 16, 2012 9:56 am


Oh but you're an explosion#.

Casa de Sylvan 6:29 a.m. Tocando la guitarra

- Yo tampoco, si en realidad ésta es mi primera vez... – recordé de golpe aquel comentario y ríe sin poder evitarlo. Joder… hasta en aquellos momentos era capaz de hacerme reír entre jadeos y gemidos. Aquello, era obvio que no era verdad, pues él era menos virgen que yo santa. Continué moviéndome, sin hablar. Simplemente es que no podía hablar, no me daba para más… me era imposible. ¿Cómo esperaba que hablase entre tanto gemido? Porque… sí… era cierto. Por fin había dejado atrás el dolor. ¡Por fin! Sí, se había ido del todo. Y aquello estaba dejando paso a una sensación demasiado placentera como para poder contenerme… demasiado placentera como para hablar, pero también como para quedarme callada. - Dios, Anne... – sonreí sin poder evitarlo. Aquello significaba que a él también le estaba gustando, ¿verdad? Porque si ahora me decía que no… me moría. Simplemente eso. Me moría.

Sus manos se deslizaron por mis caderas, hasta agarrar mi trasero. Me acompañaba a los movimientos, pero yo cada vez jadeaba más cansada. Pronto empecé a sudar, lo que veía normal, de tanto bajar y subir y dar vueltas. Creo que Sylvan notó el esfuerzo que estaba haciendo, porque conmigo encima se incorporó en la cama, quedando sentado. Yo no dejé de moverme… no me preguntéis porqué, me era imposible. Bueno, vale, sí, porque me lo estaba pasando genial y cada vez que bajaba me recorría una corriente eléctrica. Y me encantaba. Mi amigo bajó la mano entre nuestros cuerpos, después de chuparse un dedo, lo que a mí me dejó con la respiración entrecortada. Noté como su dedo llegaba a mi clítoris y empezó a estimularlo lentamente. Yo me agarré a su cuello y eché la cabeza hacia atrás, gimiendo con fuerza. Ahora sí, ahora sí que podía sentirlo todo plenamente… - ¡Syl… van! Dios… – exclamé, sin poder evitarlo. Bajé la cabeza, juntando nuestras frentes a pesar del vaivén de los movimientos. - Y luego dices que yo soy cruel, ¿eh? No está bien decir mentiras. – me mordí el labio inferior. Me quedé mirándole a los ojos fijamente. Pegué mi boca a su oído y gemí. – No miento… es la pura… a-h… verdad – jadeé.

Y es que podía sentir su dedo apretando cada vez con más fuerza mi clítoris, y aquello era ya demasiado para mí. Chillaba como una condenada y temía porque los vecinos me tomaran por una loca… o él mismo. Porque no había gritado tanto en mi vida.
avatar
Annelysse K. Monroe
Neutros
Neutros

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Sylvan A. Tarski el Sáb Feb 18, 2012 3:32 am






oh but you're an explosion
Annelysse K. Monroe



7.05 PM CASA DE SYLVAN TOCANDO LA GUITARRA

En cuanto empecé a acariciar y estimular su clítoris con mis dedos, Anne se aferró con fuerza a mi cuello y empezó a gemir con fuerza; a mí eso me estaba poniendo a mil, porque el vaivén de caderas de Anne ya me había puesto antes a cien. – ¡Syl… van! Dios… – Nunca he llegado a entender muy bien por qué a las chicas les gusta gritar mi nombre dos veces, pero bueno... Es broma, es broma. Clavó sus ojos en los míos y se mordió el labio inferior al escuchar mis palabras y yo le sostuve la mirada, entonces pegó su boca a mi oído y entre gemidos y jadeos dijo: – No miento… es la pura… a-h… verdad. – Aquello me arrancó una sonrisa, lo que era cruel era tener un cuerpo como el de Anne y privar al mundo de él, eso sí que era cruel... Y no me estoy quejando ¿eh? Que yo en aquel momento estaba haciendo algo más que mirarla y tocarla, yo estaba siendo el primer tío que con el que se acostaba y probablemente que la acariciaba de aquella forma. Eso sí, lo malo es que no iba a poder compartir nada de lo que estaba pasando en aquella habitación con nadie, ni siquiera con mis amigos: antes de siquiera saber como se llamaba, nos referíamos a Anne como "la rubia imposible" - y es evidente por qué, ¿no? - así que lo habrían flipado al enterarse. Pero no quería traicionar a Anne, me caía bien y era mi amiga, así que mantendría la boca cerrada si era lo que ella quería.

Los gemidos de Anne subían de volumen a medida que la acariciaba con más intensidad y rapidez, de hecho empezaba a preguntarme si no habrían llamado ya la atención de algún vecino, así que me lancé a por su boca y busqué su lengua con la mía, moviendo mis labios contra los suyos con furia. Cuando aparté mi boca de la suya, fue para rozar el lóbulo de su oreja con ella y susurrarle: – Te lo advertí. – Mordí su cuello con suavidad y coloqué mis dos manos en su cintura, quitándomela de encima con suavidad y dejándola de rodillas en la cama; me acerqué a ella lentamente, con una sonrisa perversa en los labios, y me situé justo detrás de ella. Aparté su pelo con cuidado y mordí su cuello de nuevo, una de mis manos agarraba uno de sus pechos y la otra acariciaba su sexo húmedo y caliente; me dejé llevar un poco por la excitación y las curvas de Anne y aumenté la intensidad ahí abajo, aunque paré de golpe sólo unos segundos más tarde: agarré sus manos con las mías y se las coloqué en el cabezal de la cama, recorrí su espalda con mi lengua mientras mis manos se deslizaban por sus brazos: una jugueteaba con sus pechos y acariciaba sus pezones, la otra acariciaba su clítoris y acariciaba su sexo. La penetré con cuidado, aunque me daba la impresión de que el dolor se le había pasado hacía ya un buen rato, y la embestí con suavidad al principio mientras mientras la masturbaba.

Fui aumentando el ritmo y la intensidad a medida que mi excitación crecía, algo que era imposible evitar teniendo en cuenta que los gemidos de Anne seguían llenando la habitación y que la vista desde allí detrás era de lo más estimulante; además, así le daba un respiro a ella y me ponía yo al mando, que siempre me había gustado más que dejarme hacer. Mi respiración era entrecortada, me estaba muriendo de calor y notaba el sudor en mi espalda y mi pecho, pero ni quería ni tenía intención de parar.





OFF: Perdona por tardar en contestar, he tenido lío en la universidad :|
avatar
Sylvan A. Tarski
Neutros
Neutros

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Edad : 25
Localización : L.A, California

Ver perfil de usuario http://callme-back.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Annelysse K. Monroe el Sáb Feb 18, 2012 5:31 am


Oh but you're an explosion#.

Casa de Sylvan 6:29 a.m. Tocando la guitarra

Continuamos en la misma posición durante un buen rato, pero lo cierto es que aunque me cansaba estar así, no podía parar… era como si alguna cosa me incitara a continuar. También estaba segura de que cuando Sylvan se quitara el preservativo, se lo encontraría lleno de sangre, pero el dolor ya se me había pasado hacia rato. Poco después, llevó su boca a mi oído, mientras yo continuaba con los vaivenes. - Te lo advertí. – quizá era cierto que me lo había advertido, solo quizá, pero no estaba como para ponerme a pensar en idioteces de si me lo había advertido o no me lo había advertido. Mi respiración, mi voz, todo era entrecortado y no podía ni pronunciar una palabra sin que no pudiera respirar bien. Creo que se debía un poco a que el aire que entraba a mis pulmones comenzaba a fallar… pero lo cierto es que me veía en condiciones de continuar, pues tampoco era para tanto como para tener que parar.

Me apartó con cuidado de encima de él y yo me quedé mirándole, con los ojos extremadamente abiertos, en la penumbra de la habitación, curiosa. Al menos aquello era un respiro para mí, así que aproveché para llenar mis pulmones de aire. Me rodeó en la cama y yo sentí como me recorría un escalofrío al verle situarse justo detrás. Ladeé la cabeza hacia él, mientras el chico comenzaba a estimular con demasiada fuerza mi zona íntima… con tanta que me puse rígida, agarré su muñeca con fuerza y eché la cabeza hacia atrás, arqueando la espalda y ahogando un grito. Era espeluznante el placer que me estaba haciendo sentir. Sí, aquella era la palabra: espeluznante. Pero nada, a los segundos paró y yo dejé escapar un suspiro, más tranquila. Agarró mis manos con las suyas y yo giré la cabeza, buscándole con la mirada, pero no le encontré. No tenía ni idea de que era lo que iba a hacer… bueno, vale. Podía hacerme una… pequeña idea. Apoyé mis manos en el cabezal y cerré los ojos con fuerza, esperando el momento. Sylvan recorrió mi espalda con su lengua, cosa que no me esperaba para nada y gruñí. Sus manos me acariciaban toda y yo no podía dejar de temblar y al poco rato, tenía a Sylvan penetrándome de nuevo por detrás. Gemí más a medida que él iba aumentando más el ritmo.

¿Se podía sentir más placer? Además, siendo mi primera vez, habíamos hecho muchas posturas distintas… ¿cómo le explicaba aquello a mi madre? Aparté a mamá de mis pensamientos y mis manos resbalaron por el cabezal. Me apoyé en la almohada, mordiéndola con fuerza. En aquella posición sentía mucho más las embestidas, con más fuerza, ya que él podía moverse mejor. Busqué una de sus manos, la cual se encontraba en mi pecho y la apreté con fuerza, entrelazando nuestros dedos. Necesitaba aferrarme a algo… a algo real. - ¡OH, DIOS! – exclamé, aunque mi voz sonó algo amortiguada por culpa de la almohada. Ladeé la cabeza y resoplé para apartar mi cabello de delante, pero fue en vano, pues se me pegaba a la frente sudada. – M-más… - susurré, sin poder evitarlo, entreabriendo la boca.



Off: No te preocupes :3
avatar
Annelysse K. Monroe
Neutros
Neutros

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Sylvan A. Tarski el Sáb Feb 18, 2012 8:53 am






oh but you're an explosion
Annelysse K. Monroe



7.05 PM CASA DE SYLVAN TOCANDO LA GUITARRA

En realidad aún no sabía demasiado bien hasta dónde podía llegar con Anne, por eso aún tenía la delicadeza de hacerlo todo suave, despacio y con cuidado, al menos al principio. La manos de la rubia resbalaron por el cabezal de la cama hasta la almohada, así que podía moverme con más facilidad y las vistas, que ya eran espectaculares antes, pues incluso mejoraban un poco más. Colocó una de sus manos sobre la mía, la que agarraba uno de sus pechos, y entrelazó sus dedos con los míos. ¿Por qué? No lo sé, pero el hecho de que ella buscara mantener algo de contacto físico conmigo no me disgustaba en absoluto. – ¡OH, DIOS! – Gritó, y aunque tenía la cabeza apoyada en la almohada se la oía perfectamente; yo cerré los ojos durante unos segundos y me mordí el labio inferior, aquella era una de las posturas que más me gustaban porque, por una parte, era fácil moverse y la penetración era total, y eso me encantaba, y por otra parte porque tenía las manos libres para tocar, acariciar y masturbar a las chicas mientras las embestía. Anne se movió un poco, y entre jadeos y suspiros abrió la boca para hablar: – M-más… – Susurró, el pelo rubio y enmarañado le tapaba un poco la cara y estaba sudando, pero es que así estaba incluso más sexy que antes.

Esbocé una sonrisa perversa e hice lo que me pidió: la embestí con más fuerza y más rápido, dejándome llevar completamente por la situación ahora que era ella la que no tenía suficiente y necesitaba más; me incliné hacia delante sin bajar el ritmo ni la intensidad, lamiendo la línea de su columna vertebral, y aparté la mano de su pecho un par de segundos para apartarle el pelo de la cara y recorrer con ella su costado y su pierna antes de volver a juguetear con sus pechos. Volví a incorporarme, echando hacia atrás la cabeza y cerrando los ojos con fuerza porque lo que tenía delante era demasiado tentador: mi corazón latía fuertemente en mi pecho y mi respiración era algo más que entrecortada, llevaba un buen rato embistiéndola sin parar un segundo siquiera, aumentando paulatinamente el ritmo hasta el punto en que tuve que decir "basta" y mantenerlo así porque si no es que me iba a ir sí o sí. Me incliné de nuevo un segundo, acercando mi rostro al suyo tanto como pude. – Anne... A este ritmo... Voy a aguantar dos asaltos... – Susurré, jadeaba y me faltaba el aire, pero había un punto de diversión en mi voz debido - básicamente - a que estaba prácticamente en éxtasis y simplemente no podía evitarlo.

No tenía ni puta idea de qué hora era, pero estábamos a oscuras y probablemente eran casi las nueve o pasadas las nueve, y eso quería decir que llevábamos ahí - entre unas cosas y otras, claro - casi dos horas. Anne estaba empapada y yo estaba tan caliente que iba a explotar en cualquier momento, así que sabía perfectamente lo que tenía que hacer: estimulé el clítoris de Anne con mucha más intensidad y precisión de lo que lo había hecho hasta el momento, acaricié sus pezones con la mano que tenía libre y la embestí aún con más ganas e intensidad, haciendo un esfuerzo terrible por no acabar sin ella. Sólo necesitaba una señal, un susurro, cualquier cosa para saber que ella había llegado y entonces hacerlo yo inmediatamente para experimentarlo juntos; no es que me importara correrme antes que ella, había tías a las que les daba igual mientras no las dejaras a medias, pero yo siempre había preferido esperar hasta que ambos estuviéramos listos para eso.




avatar
Sylvan A. Tarski
Neutros
Neutros

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Edad : 25
Localización : L.A, California

Ver perfil de usuario http://callme-back.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Annelysse K. Monroe el Sáb Feb 18, 2012 9:42 am


Oh but you're an explosion#.

Casa de Sylvan 6:29 a.m. Tocando la guitarra

Justo después de mi susurro, pude notar como las embestidas cada vez eran más fuertes y más rápidas. Sylvan me había escuchado, sin duda alguna. Noté como se inclinaba sobre mí y yo dejé escapar un suspiro cuando noté que lamía mi columna vertebral… era una sensación extraña. No sabía como describir lo que estaba viviendo, pues, ¿era posible explicar cuánta magnitud tenía aquel tipo de placer? Creo que no. Yo temblaba. De frío era imposible, pues tenía tanta calor que estaba sudando a mares… quizá temblaba porque era incapaz de quedarme quieta, simplemente no podía, porque sentía que me rompía. Sylvan apartó su mano de la mía para apartarme los cabellos rubios del rostro y yo se lo agradecí con un amago de sonrisa. No teniendo su mano para apoyarme, me aferré a las sábanas de la cama, que andaban todas revueltas. Pasó su mano por mi costado, por mi pierna y después volvió a mis pechos. Yo dejé que jugueteara libremente con ellos, suspirando, gimiendo, jadeando. Pero no pasó mucho tiempo cuando lo volví a tener inclinado sobre mi espalda, casi pegado a mi oído. - Anne... A este ritmo... Voy a aguantar dos asaltos... – dijo. ¿A qué se refería? Bien, yo pensaba, obviamente, que se refería al hecho de que ya no aguantaría mucho más. En cierto sentido, me estaba preparando para lo que venía a continuación. Para lo que era en sí el momento de más placer de aquella unión. Mordí la almohada y me apoyé en la cabecera, haciendo fuerza para volver a colocarme bien.

Y realmente el momento no se hizo esperar. Pasó tan rápido, que casi me muero por falta de aire. Sylvan comenzó a estimular mi clítoris con mucho más ímpetu y le puso más ganas a las embestidas. Casi no salía de mí, de lo rápido que iba. Ahogué grititos. Me encontraba ya casi en el éxtasis. Mi cuerpo comenzó a temblar más y más. Pegué mi espalda a su pecho y llevé mi mano hacia atrás, aferrándome a su brazo, clavándole las uñas, más tarde arañándole el cuello. Y grité, haciéndole saber a Sylvan que ya estaba. Ya había llegado. Ya había terminado. Me noté mucho más húmeda de lo normal, pero aún tenía a Sylvan en mi interior.

Me dejé caer sobre la almohada, dejando libre ya el pobre brazo de Sylvan, que debía de haber quedado irritado. Intenté recobrar la respiración, pero no podía. Sentía los vaivenes de mi amigo. Temblé de nuevo. Ahora era cuando me quedaba dormida en cinco segundos y él alucinaba, pero no lo hice. Me quedé con la cabeza apoyada en la almohada, mirando el inhalador en la mesilla de noche. La respiración no volvía a su normalidad, pero no quería precipitarme. Esperaría un poco a que Sylvan saliera de mí e hiciera lo que tuviera que hacer y después miraría a ver si realmente lo necesitaba o no.


Off: No te preocupes :3
avatar
Annelysse K. Monroe
Neutros
Neutros

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Sylvan A. Tarski el Dom Feb 19, 2012 7:08 am






oh but you're an explosion
Annelysse K. Monroe



7.05 PM CASA DE SYLVAN TOCANDO LA GUITARRA

Cuando aumenté la intensidad y el ritmo ya sabía que no había marcha atrás, bueno, y si la había simplemente prefería dejarme llevar y sucumbir al placer. Anne pegó su espalda a mi pecho, de forma que se quedó prácticamente de rodillas en la cama de nuevo, y se aferró primero a mi brazo y luego a mi cuello, clavándome las uñas y arañándome al hacerlo; yo seguía embistiéndola con fuerza, masturbándola con una mano y con la otra acariciando su cuerpo, y entonces ella soltó el gritito que yo había estado esperando oír y acabé, por cada descarga que sentía recorrer mi cuerpo un empujón más. Gruñí de placer y un suspiro demasiado ruidoso se escapó de mis labios; Anne soltó mi brazo lentamente y se dejó caer de nuevo sobre la almohada, yo me incliné sobre su cuerpo y besé su espalda una vez más antes de salir de ella lentamente y sentarme al borde de la cama.

Me quité el preservativo, le hice un nudo y cogí mis boxers - los que estaban en el suelo -para ponérmelos antes de ir al baño a tirarlo; tenía que darme una ducha sí o sí porque estaba sudado y me sentía asqueroso, antes estaba demasiado ocupado como para preocuparme por eso pero ahora que había acabado pues no podía ignorarlo, así que no iba a tardar mucho en quitármelos otra vez y ponerme unos nuevos. Tardé nada y menos en deshacerme del condón, y a la vuelta recogí la ropa interior de Anne y me tumbé a su lado en la cama, ofreciéndosela con una sonrisa pícara en los labios. – Toma, puedes darte una ducha si quieres. – Cerré los ojos un par de segundos y me alboroté el pelo. – El baño está justo ahí, hay toallas en el cajón de abajo. – Dije, señalando la puerta justo al fondo de la habitación, yo desde luego iba a darme una antes de llevarla a su casa... Alargué la mano hacia la mesilla de noche, la que estaba a mi lado, y cogí mi BlackBerry para ver qué hora era. "Las nueve y cuarto..." repetí mentalmente, en realidad no parecía que hubiese pasado tanto tiempo.

¿Quieres quedarte a cenar o...? – Pregunté, incorporándome un poco en la cama y alzando una ceja. – Lo digo porque son las nueve y pico, puedo llevarte a casa después. – Añadí, a mí es que me daba igual ducharme, cenar y llevarla a su casa que simplemente ducharme, llevarla a su casa y cenar después, pero yo me estaba muriendo de hambre y me pareció educado invitarla a quedarse. – Si quieres, ¿eh? – No iba a obligarla, claro está. De hecho, no sabía muy bien qué iba a pasar con nuestra relación después de esto: yo lo tenía muy claro, era mi amiga antes de acostarme con ella y lo iba a seguir siendo, no me sentía distinto, pero teniendo en cuenta que yo era el primer tío con el que se acostaba quizás no era tan fácil para ella tomarse lo que había pasado como lo que era para mí: diversión, muy subida de tono, pero diversión al fin y al cabo.




avatar
Sylvan A. Tarski
Neutros
Neutros

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Edad : 25
Localización : L.A, California

Ver perfil de usuario http://callme-back.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Annelysse K. Monroe el Dom Feb 19, 2012 11:41 pm


Oh but you're an explosion#.

Casa de Sylvan 6:29 a.m. Tocando la guitarra

El gruñido de placer que Sylvan había soltado segundos antes indicaba que él también había llegado, casi al mismo tiempo que yo. Pero yo no dije nada. Continuaba mirando fijamente el inhalador en la mesilla de noche. El chico salió de mi interior y yo cerré los ojos con fuerza… me sentía… irritada. Llevé mi mano a mi intimidad y me estremecí. Necesitaba una ducha. Me tumbé del todo en la cama, suspirando un par de veces o tres. No era capaz de levantarme, pues estaba demasiado cansada. Observé por el rabillo del ojo como mi amigo se levantaba de la cama, ya con los boxers puestos, y con el preservativo en la mano. Se dirigió al baño y en ese instante en el que él no miraba, aprovecé para alargar el brazo deprisa y corriendo y adueñarme del inhalador. Me tumbé boca arriba y me lo coloqué en la boca con manos temblorosas. Pero no le di al botón. Me quedé mirando el techo. Era una mierda tener que inhalar aquello ahora, ya que eso me ponía muy nerviosa. A pesar de poder respirar mucho mejor, era como si te hubieras bebido cinco tazas seguidas de café… y aquella noche no podría dormir. Sin embargo, cerré los ojos y apreté, por fin, el botón, sintiendo como mis pulmones se abrían poco a poco.

Sylvan no tardó mucho en volver y estirarse a mi lado. Yo me giré en la cama, apretando con fuerza el aparato en mi mano, y mirándole. Luchando por no cerrar los ojos del todo. - Toma, puedes darte una ducha si quieres. – miré lo que llevaba en la mano: mi ropa interior. Me puse algo roja y eso que hacía rato ya que se me había ido la vergüenza. Cogí la lencería negra y la aferré contra mi pecho, asintiendo levemente. Sí, sin duda alguna, debería darme una ducha. - El baño está justo ahí, hay toallas en el cajón de abajo. – miré hacia dónde él indicaba y me relamí los labios. Tenía que levantarme a la de ya… pero no tenía fuerzas. Clavé mis orbes azules en sus ojos mientras él miraba su BlackBerry. - ¿Quieres quedarte a cenar o...? – enarqué una ceja. ¿Quedarme a cenar? Era cierto, no estaba en casa. Había ido a casa de Sylvan para aprender a tocar la guitarra y habíamos acabado haciendo una cosa totalmente diferente… me llevé una mano a la frente y masajeé ahí un poco. - Lo digo porque son las nueve y pico, puedo llevarte a casa después. – me pensé la oferta en silencio, desviando la mirada hacia la puerta del baño, que permanecía abierta para que fuera en cualquier momento. - Si quieres, ¿eh? – me rasqué la nuca y volví a mirar a Sylvan.

- Claro… ¿por qué no? – dije, en voz muy baja y débil. – Si quieres puedo cocinar algo… o sino pedimos unas pizzas – me encogí de hombros y me apoyé en la almohada para incorporarme, pero me temblaban tanto los brazos que volví a caer. Me mordí el labio inferior y me pasé una mano por el rostro sudado. Me di la vuelta en la cama, dándole la espalda a él. Me senté en el borde y dejé el inhalador en la mesilla una vez más. Con las pocas fuerzas que me quedaban, me puse en pie, con piernas temblorosas y me encaminé al baño, encerrándome en él. Apoyé mi espalda en la puerta y me dejé caer. Ahora me dolía bastante allí abajo… pero seguro que enseguida se iba. Me levanté como pude y me metí en la ducha, abriendo el grifo del agua caliente. Me metí y me duché deprisa, mojándome hasta el pelo, porque estaba asquerosa. Menos mal que pude encontrar champú y jabón.

Fue una ducha rápida pero que me sentó la mar de bien. Me sequé con una de las toallas del cajón que Sylvan me había indicado y después me la enrollé en el pelo, enfundándome en mi ropa interior. Al menos ya me encontraba mucho mejor. Ya ni me dolía ni me irritaba y además no tenía tanto sueño como antes. Pero, tenía razón yo. Había sangrado. Y bastante. Pero bueno, no importaba ya.

Me asomé a la habitación y salí de puntillas.

- Ya estoy – avisé, revolviendo mi pelo con la toalla y dejándolo suelto más tarde. – Vas a ducharte, ¿no? – susurré, señalando la puerta. – Oye, ¿seguro que quieres que me quede a cenar? Quizá tienes cosas que hacer o algo… he estado más de tres horas por aquí. Me sabe mal. – confesé, mordiéndome una uña.


Off: No te preocupes :3
avatar
Annelysse K. Monroe
Neutros
Neutros

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Sylvan A. Tarski el Lun Feb 20, 2012 1:26 am






oh but you're an explosion
Annelysse K. Monroe



7.05 PM CASA DE SYLVAN TOCANDO LA GUITARRA

Yo después de aquello estaba de puta madre, acalorado y empapado en sudor, pero de puta madre; Anne, sin embargo, daba la impresión de que iba a quedarse dormida en cualquier momento. No es que me extrañara, después de todo era su primera vez y suponía que para ella había sido un esfuerzo tanto físico como mental considerable. – Claro… ¿por qué no? Si quieres puedo cocinar algo… o sino pedimos unas pizzas. – Se encogió de hombros y yo le dediqué una sonrisa. – Unas pizzas estaría bien. – Volví a dejar la BB en la mesilla y me giré hacia ella, que ahora estaba sentada al borde de la cama y acababa de dejar su inhalador; ya ni me acordaba de aquel pequeño detalle, y de hecho tampoco la había visto usarlo, pero quizás lo había hecho mientras yo estaba en el baño. La seguí con la mirada mientras se encaminaba hacia el cuarto de baño, temblaba un poco y eso me preocupaba porque no sabía hasta qué punto era normal, pero luego pensé que lo mejor era darle unos minutos de intimidad para que se duchara y se relajara porque quizás era sólo cansancio. No sé, yo es que no tengo un mal recuerdo de mi primera vez, fue todo bastante "fluido": era el cumpleaños de Cole - uno de mis mejores amigos, vive en Londres - y era su cumpleaños, y por alguna razón se le ocurrió dar una fiesta como las de las películas americanas aprovechando que sus padres no estaban; yo tenía quince o dieciséis años y ella también, la cosa empezó a subir de temperatura y nos encerramos en uno de los baños, y pasó lo que tenía que pasar y tan contentos. No sé, supongo que es distinto.

Aproveché que Anne estaba en la ducha para recoger la ropa que había por el suelo: la de Anne la dejé encima de la cama, la mía la dejé colgada en una silla y rescaté los pantalones para volver a ponérmelos; cogí un par de calcetines limpios, unos boxers y una camiseta y me senté en la cama esperando a que ella saliera; podía ir al otro baño a ducharme, pero prefería esperar a que acabara Anne. No iba a pasar nada si salía y no me encontraba allí, tampoco es que tuviera yo muchas razones para huir de mi propia casa, pero me parecía más lógico esperar. Cinco minutos más tarde, se abrió la puerta y Anne salió en ropa interior y secándose el pelo con una toalla. – Ya estoy. Vas a ducharte, ¿no? – Asentí levemente y cogí mis cosas, la verdad es que ahora tenía mucho mejor aspecto que cuando había entrado en el baño. – Oye, ¿seguro que quieres que me quede a cenar? Quizá tienes cosas que hacer o algo… he estado más de tres horas por aquí. Me sabe mal. – Me puse en pie y le dediqué una sonrisa divertida, ¿por qué no iba a querer que se quedara a cenar? – Seguro no, segurísimo. Además, cenar con alguien de mi especie estaría bien, para variar. – Dije mientras me dirigía hacia el baño, y es que entre semana no salía por la noche y cenaba solo en casa, con Dorian, así que no mentía. Me quedé en la puerta y me giré hacia ella: – No sé, por mí no hay problema, pero tú piénsatelo. No tardo. – Me encogí de hombros y me metí en el baño sin molestarme siquiera en cerrar completamente la puerta. No tenía costumbre.

Me duché en cinco minutos y me quedé de puta madre, era un alivio volver a sentirme limpio y normal y no pegajoso y asqueroso; me enrollé la toalla alrededor de la cintura mientras me secaba un poco el pelo y en cuanto estuve seco me vestí y salí de allí. Cogí mis botas y me senté al borde de la cama para ponérmelas. – ¿Y bien? – Alcé la mirada buscando la de Anne y le dediqué una sonrisa encantadora, yo ya le había dicho que no me importaba que cenara aquí, conmigo, pero si ella quería irse ya tampoco tenía ningún problema. Dorian había entrado en la habitación y estaba a mi lado, esperando a que acabara de atarme los cordones para que le hiciera un poco de caso, así que en cuanto acabé lo cogí como pude y froté mi nariz contra la suya.




avatar
Sylvan A. Tarski
Neutros
Neutros

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Edad : 25
Localización : L.A, California

Ver perfil de usuario http://callme-back.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: oh but you're an explosion {annelysse} {+18}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.