¿Existe algo peor que una vida superficial entre belleza, playa y rumores durante todo el año? Pensarás que no. Pero en California, más concretamente, en L.A, la cosa se puede empeorar. Y mucho. Están aquellos que gozan de una vida totalmente al estilo propaganda hollister, y están esos otros que su vida es un constante viene y va de conflictos, peleas callejeras y otros problemas sociales y personales. Pero cuando esta armonía se rompe y algo interfiere en la vida del otro, aparece esto, una bonita guerra de sociedad en bandeja de buffet. Suena típico, sí, sin embargo, no sabes lo interesante que puede ser y lo atractivas que son estas historias. Y los secretos que hay detrás de cada uno de ellos, es la guinda del pastel.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Directorio Looking For You
Sáb Feb 08, 2014 11:32 am por Invitado

» Summer Games - Foro Recién Inaugurado / A.Normal
Sáb Sep 29, 2012 1:46 pm por Invitado

» Carpe Retractum // Foro de Hp - tercera generación //NORMAL//
Vie Ago 03, 2012 8:50 am por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Sáb Jun 30, 2012 10:04 am por Invitado

» The Afterlife Oblivion (normal)
Vie Mayo 04, 2012 6:55 am por Invitado

» Lectores Escribiendo
Miér Mayo 02, 2012 3:33 am por Invitado

» Quimera Asylum {Normal}
Miér Abr 25, 2012 10:14 pm por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Miér Abr 25, 2012 1:38 am por Invitado

» {+18} CALAPALOOZA ~ Berkeley, University of California
Miér Abr 11, 2012 9:53 am por Invitado




































kings of the beach { aeryn }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

kings of the beach { aeryn }

Mensaje por Walcott W. Levitt el Jue Feb 02, 2012 3:53 am


2:03am ♣ dockweiler state beach ♣ sábado


Me miré en el espejo de casa -el que me permitía verme de cuerpo entero- y me quedé allí, de pie, un buen rato, observando lo que llevaba. No es que fuera un esclavo de la moda y de mi imagen, simplemente me gustaba lo de no parecer un vagabundo. Llevaba unos pantalones tejanos de un color desgastado muy ajustados, aunque aún me iban un poco grandes porque estaba muy delgado. Después, vestía unas adidas de color negro y las franjas blancas, y una camiseta básica de manga corta de color púrpura. Por encima me había puesto una chaqueta fina de color negro, porque aún estábamos en primavera y a veces la brisa era fría, y llevaba el pelo algo alborotado, como siempre. Después de analizarme y aprobar mi outfit, fumándome un cigarrillo cogí las llaves de casa y las metí en el bolsillo derecho del pantalón, y seguidamente, fui a buscar otro paquete - sin empezar- de uno de mis vicios favoritos para meterlo en el otro bolsillo.

Salí del apartamento y empecé a caminar hacia la playa de Dockweiler State. No, no iba a ir a llorar a la playa, ni tampoco me iba a emborrachar aquella noche -por extraño que pueda sonar- sino que simplemente me apetecía ir a la playa. Tumbarme en la arena, quizás dormir un poco aunque corriendo el riesgo de ser atracado y perder mis bienes más preciados y lo que me ayudaría a volver a casa algún día, no sé. En aquel momento lo único que tenía claro era que, después de estar todo un día de arriba para abajo, de aquí para allá, haciendo el gamba y probándome mil trajes, haciéndome un montón de fotografías y casi sin parar ni un instante, quería estar en la arena y no hacer nada en absoluto. Por eso no había avisado a nadie de que iba a ir allí ni tampoco había llamado a nadie para salir de juerga, y por esa misma razón iba casi a las dos de la mañana. Igualmente, no me gustaba complicarme las cosas ni plantearme todo mucho, así que simplemente seguí caminando, tranquila y lentamente, hasta llegar a pisar la fina arena.

No es que me impactara, porque la verdad es que no me importaba una mierda, pero sí que me pareció bien lo de que, misteriosamente, aquella noche no hubiera casi nadie por allí. Me quité las deportivas en cuanto había dado dos pasos y las llevé en la mano hasta que me instalé cerca de la orilla del mar. Miré un momento los calcetines que llevaba, eran grises y estaban estampados con Marios y Luigis. Bostecé y me tumbé en el suelo para después estirarme todo lo posible. Una vez me había quedado a gusto, dejé las piernas muertas y también los brazos, suspiré sonoramente y, volviendo a recuperar el control de mis miembros -aviso, de todos- puse las manos debajo de la cabeza y flexioné las piernas, como si fuera a hacer abdominales, solo que ahora iba a hacer ejercicio físico supu, yo seguro que no.

Cerré los ojos y solo podía escuchar las olas del mar, que estaba un poco revuelto aquella noche, y también podía sentir el viento aullar. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. El último cigarrillo se me había acabado hace tiempo, así que abrí el nuevo paquete y encendí el primero, llevándomelo a la boca y siendo consciente de que estaba suicidándome lentamente, pero era algo necesario para mí, no podía evitarlo. Seguidamente, miré la hora en mi reloj de muñeca, pasaban pocos minutos de las dos. Volví a saludar a la oscuridad cuando cerré los párpados, y, en aquel mismo instante, se dibujó una media sonrisa en mi cara, porque aquel estaba siendo definitivamente el mejor momento del día y yo era, sin lugar a dudas, el rey de la playa.

avatar
Walcott W. Levitt
Neutros
Neutros

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Localización : california english

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: kings of the beach { aeryn }

Mensaje por Aeryn Rowensz el Jue Feb 02, 2012 4:25 am

Me giré en la cama. Ya era la cuarta vez que lo hacía en lo que llevaba de noche. Había pasado más de hora y media desde que me había tumbado y no paraba de dar vueltas, moviéndome una y otra vez tratando de encontrar la postura, pero ese no era el problema. Directamente no tenía sueño. Los ojos se me habían abierto como platos y lo único que estaba consiguiendo era aprenderme de memoria los puntitos del gotelé de la pared. Di un largo suspiro y me incorporé, quedando sentada en la cama. La casa estaba en absoluto silencio, y el único atisbo de movimiento que conseguí ver fue a Yoyó saliendo de su pequeña camita para ir hasta los pies de la mia. Parecía tener el mismo poco sueño que yo, así que no se me ocurrió mejor idea que irme con él a dar una vuelta.

Y sin más dilación salí de la cama. Di la luz de la mesilla y comencé a vestirme lo más silenciosamente que pude. Me puse los primeros vaqueros que pillé por el armario, ajustados, de color oscuro, con una camiseta amarilla y las victoria haciendo juego. No hacía frío, pero cogí una chaqueta por si acaso luego la echaba en falta. Busqué la correa del perro, me guardé las llaves en el bolsillo, el móvil en el otro y salí de casa. Ni siquiera había mirado la hora, pero calculaba que sería más tarde de la una y media de la mañana. No había ni un alma por la calle, así que mis pasos se encaminaron casi inconscientemente hacia la playa. Era cuando mejor se estaba. Exceptuando los días en los que se juntaban algunos chavales para hacer botellón, el resto estaba siempre vacía. Las olas resonaban por todo el paseo y se podía notar el ambiente húmedo de la noche. En cuanto llegué a la arena me descalcé y comencé a andar hacia la orilla. Había olvidado lo que disfrutaba Yoyó corriendo por la playa, sapicando y levantando toda la arena que podía.

Apenas llevaba unos minutos andando cuando noté que mi perro aceleraba el paso y corría en dirección a lo que parecía un bulto en medio de la arena. Quise correr detrás de él, pero no llegaría a alcanzarle, así que me limité a llamarle desde mi posición, apresurando ligeramente el ritmo. No me hizo caso, para variar, y para cuando me di cuenta de que se trataba de una persona, Yoyó ya estaba colocado encima lamiéndole la cara. Le cogí en volandas lo más rápido que pude. - Lo siento, lo siento de veras... - me disculpé apurada. Apechugaría con la reprimenda que me merecía por su parte. Solo esperaba que no fuera demasiado severo conmigo. Era un perro pequeño, todavía me costaba tenerle controlado.

La oscuridad no me permitía verle la cara, ni siquiera podía asegurar si se trataba de un hombre o de una mujer. En ese momento deseé tener visión nocturna, cual gato, o al menos una linterna a mano. ¿Y si era un viejo verde, borracho, que había acabado en la playa? Retrocedí unos pasos con mi perro en brazos. Sería mejor guardar las distancias y, si en algún momento lo veía necesario, correr en dirección contraria lo más rápido que pudiera. De momento aguardé para ver su reacción. Igual solo se trataba de un ser inofensivo... Esperaría a tener indicios claros antes de huir como si no hubiera mañana.

avatar
Aeryn Rowensz
Neutros
Neutros

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: kings of the beach { aeryn }

Mensaje por Walcott W. Levitt el Mar Feb 07, 2012 6:08 am


2:06am ♣ dockweiler state beach ♣ sábado


Se estaba tan bien allí, tumbado, sin pensar en nada, simplemente relajándome, que me estaba quedando hasta medio dormido, si no fuera porque estaba fumando seguramente habría acabado rendido. Era un desastre, y más de una vez había tenido pequeños sustos por culpa de quedarme dormido mientras fumaba, y como estaba harto de tener que comprar sábanas nuevas cada vez que algo así pasaba, me había acostumbrado a mantenerme alerta. El caso es que había mentido, y no tenía la mente en blanco totalmente, sino que pensaba en cosas relajantes. Y quien dice cosas relajantes dice pensar en que me estaba liando con alguien. No es que fuera un salido, porque la verdad es que no lo era, pero había que reconocer que eso que decían de que "la carne es débil" era totalmente cierto para mí, y siempre había sido un facilón. Me había liado con casi toda la agencia de modelos, pero había uno nuevo con el que no, y estaba hartísimo ya, porque nunca salía con todos los de la agencia cuando nos íbamos de fiesta, en los descansos también se quedaba solo y me ponía de los nervios. El hecho de que se hiciera el misterioso hacía que le tuviera más ganas y, bueno, resumiendo, que estaba pensando en él.

En mi fantasía todo iba muy bien porque todo fluía, es decir, no lo estaba planeando todo, era como soñar despierto. Pero de repente Jordan -que así se llama el tipo misterioso- se había emocionado demasiado y se estaba pasando muchísimo con la lengua, tanto que lo estaba notando allí mismo, en directo. Me despejé y levanté un poco la cabeza, notando cuatro patitas en mi pecho y abriendo los ojos para ver la cara de un perro con ojos saltones, que me miraba como si todo aquello le pareciera muy gracioso y yo fuera el payaso del sábado. - Será hijo de puta - murmuré mientras me quitaba todas las babas de la cara con la mano derecha. Una voz de chica me pedía disculpas mientras cogía al perro, pero solo había podido ver eso, sus brazos. Esa era la playa peor iluminada de toda California. Me acerqué la mano izquierda -era zurdo- a la boca para dar una larga calada al cigarrillo y entonces me incorporé. Me froté los ojos y, ahora pudiendo ver solo sus piernas vi como aquella chica -con muy buen cuerpo, por cierto- retrocedía dos pasos. Vaya, ¿tan malos eran mis despertares?

Bostecé y fruncí el ceño, arrugando los ojos para intentar verla en la oscuridad. Repasé sus rasgos. No era bajita, cara ovalada, ropa que me era familiar. Podría vestirse mejor y tener un estilo más personal pero yo no era quién para criticarla. Ojos azules y grandes y labios carnosos, melena rubia. Intenté recordar su voz antes y entonces volví a mirar al perro. - Pero si eres tú. - reí un poco y negué con la cabeza, haciéndole un signo para que viniera a sentarse a mi lado, que estaba muy vago. - No me digas que no me recuerdas, porque hemos salido por ahí más de una vez. - Reí y seguí fumando aunque sabía que ella lo odiaba. Pero para ser sinceros, en aquel momento me importaba una mierda. Tenía ganas de fumar. - ¿Se puede saber qué hace una chica como tú en un sitio como este y a estas horas de la madrugada? ¿No se supone que deberías estar emborrachándote o tirándote a alguien? - le pregunté con una ceja en alto en un tono que podía ser interpretado de cualquier manera. Me arreglé los pantalones y suspiré sonoramente, después seguí fumando mi cigarrillo mientras esperaba una reacción. - Por cierto, siento haber insultado a tu perro, en realidad sabes que me encanta. - Sonreí ampliamente y después negué con la cabeza. A lo mejor podía quedar una noche muy larga por delante.



off: perdona que no haya contestado antes, he estado liada con cosas de clase y no podía más D: a partir de ahora será un rol más fluido :)
avatar
Walcott W. Levitt
Neutros
Neutros

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 16/01/2012
Localización : california english

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: kings of the beach { aeryn }

Mensaje por Aeryn Rowensz el Mar Feb 07, 2012 9:08 am

Le escuché insultar a mi perro e inconscientemente le tapé las orejas como si no quisiera que oyera las injurias. No tenía sentido, era un perro, no iba a entender lo que decía, pero me había salido sin querer como gesto de protección. A mi parecer había sido el típico taco que sueltas cuando te das un golpe o algo te sale mal, el que dices sin pensar, así que no se lo tuve en cuenta. De todas formas, ¿qué más daba? Mientras el insulto no fuera contra mi podía estar tranquila.

Apenas había sido un murmullo lo que había salido de sus labios, pero fue suficiente para reconocerle. Su voz era inconfundible, aunque me sentía un poco tonta por no haberle reconocido antes. Con solo ver su silueta se le podía distinguir perfectamente. Supongo que no esperaba verle en la playa y por eso ni se me había pasado por la cabeza que pudiera ser él. A él parecía estar costándole un poco más, así que esperé a que aguzara la vista para lanzarme sobre él. - ¡Walcott! - saludé enérgicamente, con una amplia sonrisa. Claro que me acordaba de él, ¿cómo no iba a hacerlo? Seguía sin conseguir verle del todo, aunque poco a poco la vista se me iba acostumbrando a la oscuridad. Me alegraba de verle. No había pasado mucho desde la última vez que salimos, pero me gustaba estar con él.

Solté una suave carcajada ante su comentario. Realmente no sabía exactamente que era lo que estaba haciendo en la playa a las dos de la mañana... Pero allí estaba. - No podía dormir... Y Yoyó tampoco. Además, está prohibido quedarse un sábado por la noche sin salir, aunque no tengas plan y acabes dando vueltas por la playa.- dije mientras dejaba al perro en la arena para que pudiera seguir jugando. Le miré sin borrar la sonrisa del rostro. Parecía que al final la noche no iba a ser tan aburrida... O al menos no iba a estar danzando sola por de un lado para otro en completa oscuridad. - Podría preguntarte lo mismo, ¿qué haces aquí tirado? - pregunté con curiosidad. Me resultaba raro verle tumbado en medio de la nada... Aunque que estuviera fumando no me sorprendía.

Con la emoción de habérmele encontrado apenas le había dado importancia al cigarro que sostenía. Odiaba que fumara, odiaba el tabaco... Se lo quité en una de las veces que se lo llevaba a la boca y lo levanté en alto, alejándolo lo máximo posible. - ¿Cuando vas a dejarlo? Y no me digas nunca porque voy a obligarte a hacerlo tarde o temprano. - ladeé una sonrisa. Obviamente no iba a hacerlo, más que nada porque no sabía cómo, pero estaba avisado por si un día me daba por hacer cosas raras como robarle todos los cartones. Siempre estábamos picándonos por lo mismo, pero no podía evitarlo. Era algo que me irritaba demasiado como para poder callármelo. Incluso era capaz de decírselo a un desconocido si el humo de su cigarro me estaba molestando, a pesar de ser tímida por naturaleza.

No me había importado lo que le había dicho a mi perro. Al fin y al cabo había sido una reacción normal después de que un perro desconocido se te echara encima para chuparte. Además, sabía que le encantaba y que no lo había dicho en serio. Yoyó tenía la capacidad de encandilar a cualquiera. No era un perro especialmente bonito, lo reconocia a pesar de que para mi fuera el más guapo, pero los movimientos que hacía resultaban graciosos a todo el mundo. Me giré para ver donde estaba. Tenía que comprarle una lucecita para colgársela del collar, así le vería mejor por la noche si se me ocurría volver a salir con él. Estaba a unos cuantos pasos de nosotros haciendo un hoyo. Intentaba hacerlo tan profundo que ya no llegaba con sus patas delanteras a quitar más tierra, así que se caía una y otra vez dentro para luego salir de un salto y volverlo a intentar. Al menos se cansaría y luego estaría quieto en casa.


Off. No pasa nada Very Happy Seguramente otra vez me pasará a mi, así que no te preocupes.
avatar
Aeryn Rowensz
Neutros
Neutros

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 28/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: kings of the beach { aeryn }

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.