¿Existe algo peor que una vida superficial entre belleza, playa y rumores durante todo el año? Pensarás que no. Pero en California, más concretamente, en L.A, la cosa se puede empeorar. Y mucho. Están aquellos que gozan de una vida totalmente al estilo propaganda hollister, y están esos otros que su vida es un constante viene y va de conflictos, peleas callejeras y otros problemas sociales y personales. Pero cuando esta armonía se rompe y algo interfiere en la vida del otro, aparece esto, una bonita guerra de sociedad en bandeja de buffet. Suena típico, sí, sin embargo, no sabes lo interesante que puede ser y lo atractivas que son estas historias. Y los secretos que hay detrás de cada uno de ellos, es la guinda del pastel.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Directorio Looking For You
Sáb Feb 08, 2014 11:32 am por Invitado

» Summer Games - Foro Recién Inaugurado / A.Normal
Sáb Sep 29, 2012 1:46 pm por Invitado

» Carpe Retractum // Foro de Hp - tercera generación //NORMAL//
Vie Ago 03, 2012 8:50 am por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Sáb Jun 30, 2012 10:04 am por Invitado

» The Afterlife Oblivion (normal)
Vie Mayo 04, 2012 6:55 am por Invitado

» Lectores Escribiendo
Miér Mayo 02, 2012 3:33 am por Invitado

» Quimera Asylum {Normal}
Miér Abr 25, 2012 10:14 pm por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Miér Abr 25, 2012 1:38 am por Invitado

» {+18} CALAPALOOZA ~ Berkeley, University of California
Miér Abr 11, 2012 9:53 am por Invitado




































Hello, hello? {Novalee }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hello, hello? {Novalee }

Mensaje por Phoenix A. Hepburn el Sáb Ene 28, 2012 7:40 am



hello... hello?

i'm adorable, i know it

VIERNES | 19:00 | CASA DE NOVALEE FERDINAND



Me había instalado en un piso ayer, había sido llegar de Londres, y dirigirme al piso donde había hablado con el casero. Lo había preparado todo desde Londres, no quería perder demasiado tiempo. Además era un piso no demasiado lejos de donde viví Novalee, y había sido afortunado, ahora quizá pensaba que iba a acosarla, pero no era ese mi propósito. Lo que quería era estar con ella para protegerla, me buscaría un trabajo como camarero en algún luar, que era lo que me faltaba por buscar. Y bueno lo demás ya vendría solo. El piso que había alquilado bueno era pequeño pero daba para vivir ¿no? Es decir si encontraba un trabajo me daría suficiente para pagarlo mensualmente y comer. Justo, pero me daría. Me había tintado el pelo dos semanas antes de venir en una apuesta con James, no sabía el por qué de haberlo hecho. Es decir, había sido una estupidez pero se acabaría yendo y dejando que mi pelo rubio se viese de nuevo. O eso decía el tinte... que no era tinte, no sé cómo se llamaba, el caso era que ahora era castaño.

Había estado dando vueltas por su calle pensando en cuáles serían mis palabras, había tardado lo mío en decidirme. Pues... un "Hola, ¿qué tal?" quedaría un poco idiota, pero así era yo ¿no? Y también un "Te he echado mucho de menos" quedaría un poco mal. Así que después de comerme la cabeza decidí acercarme al edificio y llamar al telefonillo, no sin antes respirar de forma profunda. Me mordí el labio mientras mi dedo tocaba al timbre, no sabía qué esperarme por su parte. Pero antes de que pudieran responderme, una vecina del edificio abrió la puerta para salir y aproveché para entrar. Cuando la puerta se cerró tras de mí, escuché la voz de Nova por el altavoz, sin embargo sonreí cuando se cerró la puerta tras de mí. Seguramente no me había visto por la cámara, si es que aquello tenía, no me había fijado, así que quizá pensaba que era alguien tomándole el pelo… O no, o sí me había visto y bueno no sé.

Subí las escaleras mirando al suelo hasta llegar a la planta correspondiente, y me encontré con la puerta de su casa en frente de mis narices por lo que sonreí. Tomé mi móvil y abrí twitter dejándole un tweet. Y llamé con los nudillos a la puerta. Pasaron un par de segundos antes de que la rubia oxigenada de mi amiga que hacía ya meses que había dejado atrás. Podría decir que estaba igual que siempre, pero quizá era que llevaba demasiado tiempo sin verla y me parecía más guapa que de costumbre. Su pelo rubio y sus ojos azules, al igual que su piel pálida me hicieron sonreír. Debí de sonreír como un bobo o quizá la pillé por sorpresa, pero después de todo lo que había pensado y el popurrí de palabras que había tenido en mi cabeza lo que dije únicamente fue:

-Rosalie, qué gorda te has puesto
Ese era yo, así de simpático. Primero: Nova seguía igual de delgaducha y menuda que siempre, a punto de quebrarse, pero eso le daba el toque necesario de dama en apuros. Y segundo: creo que era la única persona en el mundo que continuaba llamando a Nova, Rosalie, o puede que uno de los pocos que sabían que su nombre original era Rosalie. Simplemente lo hacía por picarle y para demostrarle que aunque tuviera el pelo castaño continuaba siendo el mismo graciosillo de siempre.


Phoenix A. Hepburn
Neutros
Neutros

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello, hello? {Novalee }

Mensaje por Novalee J. Ferdinand el Dom Ene 29, 2012 5:01 am




Lights go down it's dark, the jungle is your head. Can't rule your heart, a feeling so much stronger than a thought. Your eyes are wide and though your soul it can't be bought, your mind can wander. The night is full of holes, as bullets rip the sky of ink with gold. They twinkle as the boys play rock and roll, they know that they can't dance. At least they know they can't dance. It's something.
can't stand the beats.

hello... hello?

NIX & NOVA | 19:00 | CASA DE NOVA | VIERNES



La joven abandonó la cocina caminando despacio, para volver al sofá. Llevaba una bandeja con una taza de té, y al lado de esta, un paquete de galletas con chocolate. Al final no se comería más que un par, si es que tenía fuerzas para comer después de un maratón de películas que conseguían entristecerla. Terminaría dormida en el sofá, o tirada en la cama sin hacer nada, deprimida.

Novalee había estado metida en casa, como si aquel viernes fuese un recordatorio de que, oficialmente, llevaba tres meses en Los Ángeles. Oh, espera, lo era. No es que estar deprimida fuese todo un problema, así tenía una excusa para ver una película triste y desahogarse si tenía que hacerlo, porque no era demasiado sensible, al menos en público, porque todo lo que hacían por la tele terminaba dándole pena. El problema es que su madre no estaba allí para consolarla, y Phoenix no estaba allí para contarle alguna tontería que la hiciese reír. Y hablando de Phoenix, hacía mucho que no recibía noticias suyas. Con mucho quería decir una semana. “Una semana y cuatro horas”, se dijo, mientras se llevaba el dedo índice a la boca y mordisqueaba la uña pintada de azul, quitando un poco el esmalte.

Cuando se fue, todo en lo que pensaba era que debía proteger a su madre, y sabía que si era cierto, si sus sospechas eran ciertas, y su padre estaba fuera de la cárcel, era mejor que madre e hija estuviesen la una lejos de la otra. Robert no las buscaría en el hostal, porque no esperaría que se quedasen en el mismo sitio donde las encontró la primera vez. Su madre se había ido a Liverpool, y ella a la soleada California. “¿Y qué pasa conmigo?”, resonaba en su cabeza cada vez que pensaba en su mejor amigo. ¿Qué había hecho? No había contestado, simplemente lo había abrazado de nuevo, y a la mañana siguiente apenas le dijo nada antes de irse. No sabía qué debería haber contestado. Se sentía bastante mal por ello, lo echaba de menos, mucho. Y el que no contestase sus llamadas o no le enviase mensajes, no ayudaba nada.

Justo en el momento en el que la película terminaba, sonó el timbre de la puerta de abajo. Era un ruido demasiado feo que debía cambiar como fuese. Se levantó de un salto y corrió hacia la puerta, sin saber quién podría ser, un viernes por la tarde, cuando ya llegaba la hora de salir y demás. — ¿Si? — preguntó, cogiendo el telefonillo que había en la pared. Nadie contestó, al menos durante unos segundos. Una voz de señora mayor le dijo un “¡Hola, Melanie, cielo!”H-Hola, es, me llamo Novalee, señora Martin. ¿Ha llamado usted al timbre? — preguntó, mientras cerraba los ojos y se llevaba una mano a la cabeza. ¿Qué hacía la Sra. Martin llamando a su timbre? — ¿Señora Martin? ¿Oiga? — oyó un “¡Adiós, Melanie, querida!” y cómo se cerraba la puerta, y colgó mientras sonaba su móvil. — ¿Qué demonios está pasando aquí? ¿Se ha puesto el mundo de acuerdo o…? — preguntó en un susurro, mientras miraba la nueva notificación de twitter. Era de Phoenix. Contestó con rapidez, aún apoyada en la azulada pared de la entrada a su piso, alegando que no contestaba a sus llamadas y que estaba preocupada. Justo cuando sonó el timbre, lo puso en un tag como advertencia de que volvía en seguida, y abrió la puerta, dejando el móvil en el mueble del recibidor. Menos mal que lo había soltado, porque hubiese terminado en el suelo de la impresión.

¿Phoenix…? — acertó a preguntar, mientras su mirada se dirigía desde los azulados ojos, al castaño cabello. Espera, ¿castaño? — ¿Qué…? — Él no dejó que preguntase, soltando un comentario que daba a entender que sí, que era él, y que estaba allí, en L.A. Quizás debería haberse lanzado sobre él y haberle dicho cosas bonitas mientras soltaba algunas lágrimas, pero todo aquello quedó en un rincón de su mente mientras, descalza como estaba, avanzaba dos pasos y se liaba a pegar golpes con las palmas abiertas, alternando con los puños, en el pecho de su amigo, frunciendo el ceño mientras notaba sus ojos húmedos como cuando había estado viendo Big Fish. — ¡Cómo puedes no devolverme las llamadas! ¿Sabes lo mal que lo he pasado? — dejó de darle golpes para mirarlo a los ojos, roja como un tomate por la rabia que sentía en aquel momento. — ¡Tu madre me dijo que no sabía dónde estabas! ¡Tu madre! ¡La que parecía tener un chip de seguimiento sobre ti! ¡Sobre mí!"¡Sobre nosotros!", quiso decir, pero dejó de hablar y le dio un último golpe en el brazo, y paró para respirar. Fue entonces cuando se dio cuenta de verdad de que Phoenix estaba en Los Ángeles, de que estaba ante ella. Eso parecía una película, solo que ellos solo eran mejores amigos, y aquello quedaba mejor con un romance, un ramo de flores y una escena con música. La música de los créditos de Big Fish no ayudaba. — Estás aquí. — acertó a decir en un susurro, dejando de fruncir el ceño mientras liberaba un brazo para, con la mano, limpiarse las lágrimas que querían caer desde hacía bastante rato. — Y se te ha cagado un elefante encima. — comentó, refiriéndose al pelo de su amigo. Aquello dejaba bastante claro que ya no estaba tan enfadada. Se cruzó de nuevo de brazos, porque ahora sólo quería abrazarlo, pero debía aparentar enfado. Desvió la mirada y cambió el peso de una pierna a otra, cría.



tag: phoenix a. hepburn words: 927 outfit: here notes: prrrr, qué monoso, esto es una sopresa, pero buena eé ♥


Novalee J. Ferdinand
Neutros
Neutros

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 20/01/2012
Localización : L.A

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello, hello? {Novalee }

Mensaje por Phoenix A. Hepburn el Dom Ene 29, 2012 10:17 am



hello... hello?

i'm adorable, i know it

VIERNES | 19:03 | CASA DE NOVALEE FERDINAND



Mi móvil vibró en mi mano cuando estaba a punto de guardarlo, antes de que apareciese Novalee delante de mis narices, alcancé a leer el tweet de reojo, pero eso sí, no me dio tiempo a responderlo. Cuando tuve a mi amiga ante mí no pude reprimir una amplia sonrisa, pero al ver que no reaccionaba por mi comentario pensé que quizá la habían lobotomizado o algo. Pero cuando comenzó a pegarme con sus pequeñas manos y las palmas abiertas me percaté de que era la Novalee de siempre. Me había llamado al móvil y lo sabía, pero como no tenía ni idea de qué decirle cuando llegase no quería continuar comiéndome la cabeza de mis palabras por móvil. Porque sabía que si le cogía el teléfono y hablábamos acabaría diciéndole que iba a ir a Los Ángeles, lo tenía demasiado claro y por eso no lo cogí. Pero me arrepentía en parte porque lo había pasado mal, quizá. De haber pasado de hablar todos los días casi, a no hablarle durante una semana habría sido un poco extraño. Quizá se pensó que estaba enfadado con ella o algo por el estilo. Pero al tenerla aquí delante me acordé de mi pregunta que aún estaba sin responder “¿Y qué pasa conmigo?” Podía haber sonado egoísta. Es más, lo fui. Pero es que no me salían más palabras en aquel momento en el que me dijo que se marchaba. No había tenido tiempo de asimilarlo y a pesar de saber que se había marchado, las semanas siguientes esperaba que pasase parte de la tarde en mi casa. Esperaba escuchar la llamada del timbre para salir a dar un paseo o simplemente ir a tomar un café. Pero esa llamada al timbre no volvió a sonar.


Me echó la culpa de lo mal que lo había pasado por no cogerle el teléfono mientras golpeaba pero cuando por fin se le pasó el ataque de “peguémosle a Nix”, finalizándolo con que mi madre no sabía que estaba aquí. Hice un gesto con la mano con una sonrisa para después añadir: - Lo sabe, se lo dije, me guardaba el secreto-le guiñé un ojo, observando como un par de pasos nos separaban aún. Y fue entonces cuando murmuró con su voz de niña pequeña “estás aquí” y me limité a sonreír y a encogerme de hombros como diciendo: “sí, y solo para ti” pero bueno creo que en realidad no quedó del todo así y sobretodo es imaginación mía. “Y se te ha cagado un elefante encima”, solté una carcajada repentina y cuando se me pasó el ataque de risa puse los ojos en blanco y di un paso al frente, para después abrazarla y espachurrarla entre mis brazos -Estabas deseando el abrazo con el señor mierda de elefante en la cabeza. -después de haberla espachurrado lo suficiente, o al menos eso opinaba yo, la solté y la observé de nuevo. ¿Cómo podía ser tan jodidamente perfecta?¿y yo tan perfectamente gilipollas?


Me revolví el pelo como hacía siempre y entonces miré al suelo para después alzar la mirada y clavarla en la suya no sin eliminar la sonrisa: Novalee, regresa a Londres, prometo protegerte y… no sé todo lo que quieras pero regresa-lo dije así sin más, no iba a comentarle la segunda parte en el caso de que me dijese que no, que se iba a quedar. En ese caso, me quedaría aquí buscaría un empleo y tendría que ir a Londres de vez en cuando, lo que peor me sentaba era dejar a mi madre allí sola con el hostal. Me parecía muy egoísta por mi parte, pero mi madre me había animado a ir, ya que mi padre había ido a Londres por mi madre. Creo que en parte mi madre sabía, bueno en parte no, sabía completamente que estaba colado hasta los huesos por Novalee, y quizá veía en mí a mi padre. Quizá no, me lo había dicho. Que éramos igual de cabezotas y persistentes, canallas y creídos y era como él, solamente que él era castaño. Quizá me había tintado precisamente por eso, por querer parecerme un poco más a mi padre cuando visitase la tierra donde creció. Mi padre era de Los Ángeles, y digo era porque murió, no sé de qué parte, pero con eso me basta. Y con estar en esta ciudad ya me es más que suficiente. Miré a Novalee, estaba aún en la puerta de su casa y ella desde dentro, sería mejor discutir todo esto pero no iba a ser yo el listo que se autoinvitase a entrar en su casa….¿o sí? Sí podía, pero no tenía demasiadas ganas de llegar con mi aspecto de capullo número 1 ya.



Phoenix A. Hepburn
Neutros
Neutros

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello, hello? {Novalee }

Mensaje por Novalee J. Ferdinand el Dom Ene 29, 2012 12:13 pm




Lights go down it's dark, the jungle is your head. Can't rule your heart, a feeling so much stronger than a thought. Your eyes are wide and though your soul it can't be bought, your mind can wander. The night is full of holes, as bullets rip the sky of ink with gold. They twinkle as the boys play rock and roll, they know that they can't dance. At least they know they can't dance. It's something.
can't stand the beats.

hello... hello?

NIX & NOVA | 19:00 | CASA DE NOVA | VIERNES



Abandonó la postura en la que estaba una vez oyó lo que su ahora castaño amigo le dijo. — ¿Lo sabía? — preguntó, frunciendo el ceño y dejando la boca entreabierta, dejando ver su confusión. Todo encajaba. El que la señora Hepburn lo supiese todo y no le dijese nada para que la llegada de Phoenix la sorprendiese. ¿Cómo había podido ser tan tonta? Poco a poco dejó que sus brazos dejasen de estar cruzados, cayendo de nuevo hacia sus costados. Aún no tocaban su piel, cuando él se acercó a ella y la abrazó. No la abrazó como... se abraza normalmente, era un abrazo enorme, espachurrador, apretado, de oso, etc. Un abrazo de Phoenix. Tras la frase, pareció despertarse de un trance. Apenas había comenzado a abrazarla, cuando ella levantó los brazos y lo rodeó con ellos. Lo apretujó contra ella mientras él hacía lo mismo, sólo que levantándola del suelo unos centímetros. Apretó su espalda entre sus manos, inhalando el aroma masculino que le recordaba a casa. Finalmente logró derramar alguna lágrima silenciosa que terminó mezclada entre su cabello, algo despeinado, y la camiseta de Phoenix, pero en aquel momento no se dio cuenta. Cuando la soltó -muy a su pesar-, suspiró y sonrió por primera vez desde que él había llegado. Todo enfado quedaba escondido. Al menos durante un rato más. — Siempre estoy deseando que me abraces. — dijo, llevándose la mano a la cara para limpiarse las lágrimas, mientras soltaba una leve carcajada. Era muy cierto, por muy cursi que sonase.

Si aquello le había parecido cursi, lo que su amigo le preguntó después todavía se lo pareció más, pero en el buen sentido. Sólo en las películas ñoñas que ella veía en sus peores días pasaban esas cosas; que la fuesen a buscar al otro lado del mundo para poder pedirle que volviese. Al verlo ante su puerta no había podido pensar el por qué de su visita, pero ahora se le plantea la idea de que haya venido simplemente para verla, a decirle que la echa de menos, que Londres no es lo mismo sin ella por allí, que volverá en unos días... ¿pero venir a buscarla? ¿para protegerla? "¿Dónde están el caballo blanco y la espada?", pensó, pareciéndose todo aquello a un cuento en su cabeza. "¿Qué demonios estoy pensando?", se preguntó, dejando de pensar en esas cosas para devolverle una sonrisa pequeña y algo triste a Phoenix, que la miraba todavía. — Nix, yo... n-no puedo... — dijo, mirando al suelo mientras sus manos se juntaban ante ella y se retorcían con nerviosismo. Habiéndole pedido que volviese y que la protegería, debía saber por qué se había marchado, sin necesidad de que le dijese ella nada. Así que era seguro decirle lo que sabía. — Si estoy aquí es para proteger a mi madre. Para protegerte a ti. — esta vez miró hacia arriba, para mirarlo a los ojos. — Eres el chaval que llamó a la pasma y consiguió que lo encerraran durante años. ¿Crees que sería... simpático contigo? — preguntó, sintiendo las lágrimas amenazando sus ojos de nuevo, porque comenzaba a ver borroso. — No puedo volver. — Sentenció. — No ahora. — Volvió a mirar al suelo, y se llevó una mano al rostro de nuevo para limpiarse las lágrimas. — Tengo miedo, Phoenix, si mi madre... si te pasase algo a ti también yo... — negó con la cabeza y lo miró de nuevo, pensando en que si estaba él ahí, estaba bien. — Pero olvidemos eso ahora, ¿vale? Entremos. — tiró de él y lo adentró en el apartamento, pero sin cerrar la puerta. — ¿Cuánto vas a quedarte? ¿Y tus maletas? — Preguntó, mirando tras él para ver si las traía, si las había dejado en el pasillo. Ella pagaba alquiler, pero perfectamente podía mantener a otra persona si quería. — Vas a quedarte conmigo... ¿o tienes otro sitio? — preguntó, mirándolo de nuevo, mordiendo su labio inferior y dando pequeños botes impacientes.





tag: phoenix a. hepburn words: 646 outfit: here notes: pobrecita, si nova me da pena y todo D:

Novalee J. Ferdinand
Neutros
Neutros

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 20/01/2012
Localización : L.A

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello, hello? {Novalee }

Mensaje por Phoenix A. Hepburn el Lun Ene 30, 2012 6:14 am



hello... hello?

i'm adorable, i know it

VIERNES | 19:03 | CASA DE NOVALEE FERDINAND



Mis palabras parecieron serle extrañas o simplemente pillarla por sorpresa, quizá pensaba que aquello era una visita de dos días, o quizá no había pensado en ello aún. Simplemente pensaba en el hecho de que estaba allí y por eso era feliz, que era lo más probable. Pero cuando agachó la cabeza y juntó sus manos retorciéndolas, supe que la respuesta era que por mucho que yo pudiese protegerla no iba a regresar. Estaba asustada, y por sus palabras había llegado a pensar que yo también corría peligro por su culpa. Pero me limité a suspirar mirando al suelo. Sí, yo era el chiquillo que hacía ya más de 10 años había llamado a la policía al escuchar aquellos ruidos en la habitación. Y al principio sí tuve miedo, claro que lo tuve pero en cuanto supe que aquel hombre iba a estar entre rejas me tranquilicé. Y mucho más cuando los policías me felicitaron porque según ellos había sido todo un hombre y había hecho todo lo correcto. El tema salió obviamente en el periódico local y en algunas televisiones. Siempre estaban en pantalla los casos de maltrato a la mujer y demás, y este caso no había sido para menos. Encima estaba Novalee involucrada, es decir una niña pequeña maltratada también por su padre. Fue ello lo que me llevó a proteger a Novalee desde tan temprana edad. A tomarla como una hermana pequeña desde el primer momento cuando salió de aquella habitación asustada y con los ojos llorosos. A pesar de las advertencias de mi madre o de la policía yo me acerqué a aquella niña rubia y temblorosa y la abracé sin conocerla de nada. Era apenas un renacuajo inconsciente de lo que acababa de hacer, pero conforme transcurrieron los años me percaté de que quizá, lo más seguro, había sido un papel fundamental en la vida de Novalee y su madre. Y por eso mientras crecía más protegía a Novalee, también lo hacía por celos, por supuesto. Quería a Novalee, y me sentía como su super héroe a pesar de que no lo fuese. Sabía que era alguien importante para ella, y sabía que ella sabía lo que sentía pero pretender ignorarlo era lo mejor que podía hacer.


Tiró de mi manga y me hizo entrar en su apartamento sin cerrar a puerta mientras me preguntaba por mis maletas y cuánto tiempo iba a quedarme. Me encogí de hombros y respondí de forma calmada mientras observaba a mi alrededor y me adentraba en lo que era el salón - Pues tengo un piso a un par de calles. Y ya que no quieres regresar a Londres, supongo que he de quedarme. Tengo que buscar un trabajo, pero por lo demás está todo solucionado-me tiré encima de un sofá mirándola con una ceja alzada esperando alguna reacción por su parte. Primero una reprimenda por dejar a mi madre allí sola, y luego quizá un poco de cariño por estar aquí con ella y preocuparme. O bueno, puede que simplemente una reprimenda, porque conociéndola, seguramente escondía su lado cariñoso para hacerme consciente de que había hecho mal. Y me había dejado llevar por impulsos malignos (¿) que me llevaban por el camino de… mmmm bah da igual. Por algún camino, seguro que diría algo de eso.




Phoenix A. Hepburn
Neutros
Neutros

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello, hello? {Novalee }

Mensaje por Novalee J. Ferdinand el Lun Ene 30, 2012 9:12 am




Lights go down it's dark, the jungle is your head. Can't rule your heart, a feeling so much stronger than a thought. Your eyes are wide and though your soul it can't be bought, your mind can wander. The night is full of holes, as bullets rip the sky of ink with gold. They twinkle as the boys play rock and roll, they know that they can't dance. At least they know they can't dance. It's something.
can't stand the beats.

hello... hello?

NIX & NOVA | 19:00 | CASA DE NOVA | VIERNES



¿No iba a quedarse con ella? Eso es lo que tenía que no la hubiese avisado antes, que hubiesen podido comprartirlo, o de haber venido solo de visita, haber dormido en el piso de la rubia. Pero bueno, tenía un piso. — ¿Tienes un piso? ¿Cuánto has tardado en conseguirlo? — preguntó, frunciendo el ceño, confusa. — ¿Qué... — pero él estaba entrando el piso. — ...hay de tu madre...? — terminó, en un susurro tan bajo que él no lo habría oído. No podía preguntar nada con un "que" delante y un hay, o un pasa, sin pensar en la pregunta que le hizo su amigo, así que negó con la cabeza y se dio la vuelta, cerrando la puerta y adentrándose tras Phoenix en el piso. Estaba tirado en el sofá, mientras en la tele los créditos de la película terminaban y la pantalla se volvía azul, con la marca del DVD en el centro. Sí, como si hubiese roto todo el encanto/romanticismo de aquel momento. Nova se agachó frente al televisor y apagó el aparato, dejando la película dentro. Caminó hasta Phoenix y se sentó sobre su espalda, apoyando la suya en el sofá, dejando escapar un largo suspiro después, tranquila. — Me alegra que estés aquí, Nix. — ¡Y BANG! ¿Dónde quedaba el enfado? ¿Eh? ¿Dónde? Sólo sentía agradecimiento hacia el señor cabeza cagada de elefante que tenía bajo su pequeño trasero, y todo el cariño que necesitaba ser descargado. Dio palmaditas con su mano derecha a su lado derecho, en la espalda del muchacho, mientras balanceaba levemente las piernas.

Que Phoenix estuviese allí con ella significaba que su madre seguía en Liverpool, y que podía seguir allí porque Robert no tenía ni la menor idea de dónde podía estar Julie. También significaba que ya no se sentiría tan mal, y que cuando tuviese pesadillas -que siempre las había tenido- podía comentárselo a alguien. Cuando era más pequeña, unos meses después de que su madre se fuese por fin, se despertaba llorando y temblando, con su madre junto a ella. Pero tiempo después, su madre tenía que trabajar, y no podía consolarla. Pero Phoenix sí estaba allí, y era un alivio que Julie le hubiese dejado al cargo de Novalee, porque con él allí las pesadillas eran un susto, algo que daba miedo pero que al abrir los ojos se le pasaba, porque estaba con ella y la ayudaba a olvidarse de lo que había soñado. Se dio cuenta de que unas palmaditas en la espalda no iban a hacer que Phoenix entendiese que lo había echado mucho de menos, muchísimo, y que se alegraba mucho de que estaba allí y que sentía haberle pegado de esa manera tan tonta en la puerta, así quese giró poco a poco y terminó tumbada boca abajo sobre la espalda de su amigo, dejando los brazos muertos, uno por un lado del sofá, y el otro alargándose hasta encontrar la mano del muchacho, que cogió entre las suyas, sintiéndolas más pequeñas. — Te he echado mucho de menos. — susurró,apoyando la mejilla en la espalda de él, mirando hacia la ahora apagada televisión. No sabía mantener el silencio, pero si él tenía que decirle que la había echado de menos esperaría, porque luego quería comentarle el hecho de que su madre estaba en Londres, sola, cuidando del hostal. De todas formas, saber que la echaba de menos era un añadido al hecho de que Phoenix a veces era demasiado sobreprotector o se preocupaba o la echaba de menos más que nadie, porque la quería. Tanto como ella a él, aunque fuese de maneras distintas -o eso creía-, sólo que ella no entendía de esas cosas, y en ese tema, tenía miedo. No tanto como se lo tenía a su padre, pero tenía. Y todo eso la llevaba a lo que llevaba tres meses preocupandola cada vez que hablaba con él, la gran pregunta. Eso le recordaba a Dr.Who, serie que veían juntos, pero ese no era el caso. La pregunta que temía que le preguntase, que temía más ahora que estaba ahí con ella. — Y te queda muy bien ese color de pelo, estás muy guapo. — Ahora era cuando él le decía algo como "Ya lo sé". Y todo se sentía como siempre, así se evitaban las preguntas. Pero seguía queriendo comentar lo de su madre, sólo que no quería hablar, estaba muy cómoda.





tag: phoenix a. hepburn words: 646 outfit: here notes: safhosdfdg dfh y dsihgoifg eé

Novalee J. Ferdinand
Neutros
Neutros

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 20/01/2012
Localización : L.A

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello, hello? {Novalee }

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:52 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.