¿Existe algo peor que una vida superficial entre belleza, playa y rumores durante todo el año? Pensarás que no. Pero en California, más concretamente, en L.A, la cosa se puede empeorar. Y mucho. Están aquellos que gozan de una vida totalmente al estilo propaganda hollister, y están esos otros que su vida es un constante viene y va de conflictos, peleas callejeras y otros problemas sociales y personales. Pero cuando esta armonía se rompe y algo interfiere en la vida del otro, aparece esto, una bonita guerra de sociedad en bandeja de buffet. Suena típico, sí, sin embargo, no sabes lo interesante que puede ser y lo atractivas que son estas historias. Y los secretos que hay detrás de cada uno de ellos, es la guinda del pastel.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Directorio Looking For You
Sáb Feb 08, 2014 11:32 am por Invitado

» Summer Games - Foro Recién Inaugurado / A.Normal
Sáb Sep 29, 2012 1:46 pm por Invitado

» Carpe Retractum // Foro de Hp - tercera generación //NORMAL//
Vie Ago 03, 2012 8:50 am por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Sáb Jun 30, 2012 10:04 am por Invitado

» The Afterlife Oblivion (normal)
Vie Mayo 04, 2012 6:55 am por Invitado

» Lectores Escribiendo
Miér Mayo 02, 2012 3:33 am por Invitado

» Quimera Asylum {Normal}
Miér Abr 25, 2012 10:14 pm por Invitado

» Twilight Rol Suiza {Afiliación Élite}Un año ONLINE !!!
Miér Abr 25, 2012 1:38 am por Invitado

» {+18} CALAPALOOZA ~ Berkeley, University of California
Miér Abr 11, 2012 9:53 am por Invitado




































each day is a gift {woody}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

each day is a gift {woody}

Mensaje por Novalee J. Ferdinand el Mar Ene 24, 2012 10:59 pm



each day is a gift

and not a given right

VIERNES | 17:00 | CASA DE WOODY E. POEHLER | TARDE DE PELÍCULA



"mañana tengo que ir a casa de una señora a hacer fotos a sus gatos (lo sé, es raro). cuando salga paso a verte y vemos una peli. tomatelo como una orden. un beso."

Sí, hacer fotos a los gatos de una señora no era lo más normal del mundo. ¿Pero acaso Novalee hacía muchas cosas normales? Aquella mujer era una mezcla entre abuela con estilo que sólo vive para su casa, y abuela vieja y descuidada que solo vive para sus gatos. En general y en conjunto, daba miedo.

Le había enviado el mensaje a Woody antes de irse a la cama, y se había ido temprano porque aquella mujer la quería en su casa a las ocho de la mañana. Tortura y más tortura. Ver los gatos de los demás, y encima a esas horas tan tempranas. No esperaba respuesta al mensaje porque dijese lo que dijese, iba a aparecer por allí, así que se fue a la cama tan tranquila, dejando el móvil en el salón, dentro del bolso. Si tenía algo que decirle, lo miraría mañana, porque ya se había dormido cuando aún no habían pasado ni cinco minutos desde que se metió en la cama.

Cuando salió de aquella elegante y llena de olores extraños -como naftalina y colonia de señora mayor- casa, Nova pasó rápidamente por su casa, en El Valle, para dejar algunas cosas, ducharse y cambiarse, porque ya había comido en una cafetería de camino a casa. Siempre iba andando por las calles, para aprendérselas, pero esta vez cogió el bus. Sólo para que conste, no le gustaban los autobuses llenos de gente hasta los topes.

Cuando llegó a Wilshire, suspiró, el trayecto no era corto, pero tampoco era muy largo. Pese a eso, lo pasaba igual de mal por culpa de sus ocupantes, que gritaban, olían a cosas extrañas que no quería ni pensar, y parecían apunto de matar a alguien. Seguro que esa gente no bajaba en Wilshire.

Caminó por las calles del bonito barrio y llegó a Casa de Woody. Antes de llamar a la puerta se colocó bien el pelo y alisó su ropa, manía que tenía desde que era pequeña antes de entrar en casa de alguien. Llamó y esperó, balanceándose sobre sus talones levemente con una mano a la espalda y la otra sujetando la bolsa donde llevaba las palomitas y los dulces. Sabía que le gustaban a su amigo, así que había traído bastantes para ambos, que en ese ámbito, podía decirse, eran unos glotones.


Última edición por Novalee J. Ferdinand el Jue Ene 26, 2012 9:30 am, editado 8 veces
avatar
Novalee J. Ferdinand
Neutros
Neutros

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 20/01/2012
Localización : L.A

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: each day is a gift {woody}

Mensaje por Novalee J. Ferdinand el Jue Ene 26, 2012 9:24 am



each day is a gift

and not a given right

VIERNES | 17:00 | CASA DE WOODY E. POEHLER | TARDE DE PELÍCULA



Oía un leve golpeteo, y sabía que provenía del contacto de la cola de Doc contra el suelo mientras esperaba a que su dueño abriese la puerta. ¡Casi se había olvidado de Doc! Y el casi era un casi, porque había algo en la bolsa para él también. Pudo oír a Woody tras la puerta e incluso antes de que abriera segundos después, sonrió. Hacía apenas dos días que no lo veía y ya lo echaba de menos. ¿Quién iba a decirle que una amistad como la suya podía encontrarla al otro lado del charco?

Cuando la puerta por fin estuvo abierta, pudo ver a su amigo menos de dos segundos antes de que Doc tapase su visión con sus saltos y sus intentos de lametones. Lo calmó con una mano mientras sonreía al ver que Woody había visto la bolsa con los dulces. – Y eso consigue que tus provisiones de dulces aumenten, así que más te vale no dejar de hacerlo, porque yo tampoco lo haré. – dijo con un guiño mientras sonreía. Recibió el abrazo, y respondió suavemente, pero queriendo dar a entender lo mucho que se alegraba de verle. Siempre era algo genial ver a Woody. Nova sabía que no estaba demasiado bien, lo veía más pálido, pero eso no le borraba aquella sonrisa tan dulce del rostro que la animaba en los peores días. Woody conseguía que se olvidase de que estaba lejos de casa, la hacía sentir mejor cuando pensaba en negativo. – Como una rosa, muchas gracias. ¿Qué tal tú? – preguntó con una sonrisa -¿acaso había dejado de sonreír todavía?-, mientras él le cogía la bolsa, sin darle tiempo a quejarse sobre quién debía llevarla o no, muy cabezota ella.

Caminó tras su amigo con Doc danzando alegremente por la entrada, feliz de ver a la nueva visitante. – ¿Qué tal estás, chico? ¿Quién es un perro bonito? ¡Tú eres un perro bonito! – comentó tontamente al perro, mientras le acariciaba la cabeza e intentaba seguir caminando tras Woody. – Ah, por cierto, en la bolsa hay una bolsa de galletas para perro. No podía dejar que Doc viese cómo nos atiborrabamos sin probar bocado. Me hubiera sentido culpable. – dijo, haciendo un mohín. Le quitó importancia a lo que le dijo él con un gesto de la mano, negando con la cabeza. – Iba a aparecer por aquí de todas formas, Woody, así que no era necesario, no te preocupes. – comentó, ahora mirando a Doc, que se había sentado junto a ella y parecía estar esperando su atención. Sonrió y de nuevo lo acarició tras las orejas, agachándose junto a él.

Si dijese que no iba a aparecer si no le contestaba, mentiría. Había muchas maneras de preocuparla, pero una de ellas, por difícil de creer que parezca, hubiese sido que le hubiese contestado. No en ese sentido de contestar, es decir, si le hubiese contestado un "claro, pásate", pues se pasa y punto. Lo que hubiese asustado a la rubia hubiese sido un "Lo siento, Nova, pero no tengo muchas ganas". De haber sido así la contestación, ella hubiese pasado igual por allí. ¿Qué es eso de que no tiene ganas? ¿Hola? ¡Estamos hablando de Woody! Y no, no me refiero a que Woody salía mucho y era raro que se negase, porque eso lo sabe la inglesa y lo sabe él también. Novalee era demasiado protectora, y muchas veces se daba cuenta de que eso a su amigo no le gustaba, así que trataba de no hacerse notar en cuanto a sobreprotección y demás.

Pero ella siempre estaba pensando en lo mejor para su amigo, porque no podía pensar en nada malo que pudiese ocurrirle a su amigo. Sobretodo después de que aquella zorra de Rachel lo dejase. ¿Cómo se atrevía a semejante cosa? ¿Le diagnostican cáncer a tu novio y tú tienes la poca dignidad de ponerle los cuernos? Algo así le gritó un día que la vio salir de la casa. Pero no lo recuerda, porque estuvo toda la tarde enfadada y dando sermones sobre parejas y sobre estúpidas como Rachel, mientras su amigo intentaba calmarla. Menos mal que se había alejado de Woody, sólo hubiese empeorado las cosas. "Has venido a ver una película con él, no a poner almohadas y paredes acolchadas en los pensamientos que le incluyan, Lee", se dijo, mientras se levantaba y se acercaba a Woody. – Bueno, ¿qué vamos a ver hoy, señor Poehler? – preguntó, metiendo las manos en los bolsillos del pantalón corto tejano.


avatar
Novalee J. Ferdinand
Neutros
Neutros

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 20/01/2012
Localización : L.A

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.